Inicio Gas YPF registró una ganancia de USD 248 millones en el primer trimestre

YPF registró una ganancia de USD 248 millones en el primer trimestre

Con muy buenos números financieros y gracias a un fuerte repunte de su producción de hidrocarburos, la petrolera comienza a dejar atrás el lastre de la pandemia.

YPF acumuló un nuevo trimestre con resultados netos positivos y empieza a dejar atrás el lastre de la pandemia donde registró pérdidas por 1.786 millones de dólares. En este primer balance del año, reportó una ganancia de 248 millones de dólares que se ubicó al mismo nivel que en el trimestre anterior, pero representa un salto notable en relación al rojo de 25 millones de los primeros tres meses del 2021.

Aprovechando los altos precios internacionales, los ingresos de la petrolera aumentaron un 37,3% en dólares de forma interanual, totalizando 3.635 millones. Parte de la suba se explica por un alza de exportaciones del 9,5% y un incremento en la venta de naftas y gasoil del 13,8% y 12,1%, respectivamente, siempre medido en moneda extranjera.

Pero sin lugar a dudas, los mejores números se observaron en la producción total de hidrocarburos que alcanzó un promedio de 506 mil barriles equivalentes por día, un 16% más que en el mismo lapso del año anterior y un 5% más respecto al último trimestre del 2021.

Por el lado del petróleo, los volúmenes crecieron un 7% de forma interanual gracias a un repunte del 52% en el shale que logró compensar el declino del 6% en el convencional. En tanto, la producción de gas aumentó un 20% tras el salto del 140% en el shale y una caída del 14% en el convencional.

[YPF se recuperó en el último trimestre, pero cerró el 2020 con una pérdida de USD 1.000 millones]

De este modo, el EBITDA ajustado de la compañía alcanzó los 972 millones de dólares, un 27% superior al mismo período del año anterior, mientras que el flujo de caja libre fue positivo por octavo trimestre consecutivo en 391 millones de dólares, lo que permitió disminuir la deuda neta de la compañía en 359 millones de dólares, alcanzando un nivel de 5.912 millones de dólares.

Un aspecto interesante a destacar es que las inversiones de la compañía repuntaron un 50% con un desembolso de 748 millones de dólares. De ese monto, el 81% se destinó al Upstream, donde, a su vez, el 70% se destinó a actividades de perforación y workover, el 26% a nuevas instalaciones o a la ampliación de las existentes, y el 4% restante a la exploración y otras actividades.

“En el primer trimestre del año completamos un total de 38 nuevos pozos no convencionales, incluyendo 29 de shale oil y 7 de shale gas. También perforamos un pozo de delineación en el bloque Lajas Este, un campo fuera de nuestro “core hub” petrolero, como parte de nuestra estrategia para ampliar la producción no convencional en áreas aún no desarrolladas. Dentro de este bloque, se perforó otro pozo de delineación en el mes de abril y está previsto que 2 pozos se fracturen en el mes de julio de 2022 proyectando su enganche e inicio de producción antes de fin de año”, destacaron desde la firma.

En cuanto a las inversiones en el Midstream, se inició la construcción del oleoducto La Amarga Chica-Puesto Hernández, un proyecto que demandará 230 millones de dólares para aumentar la evacuación hacia el norte de Neuquén para ser exportado a Chile a través del Oleoducto Transandino, que se espera que vuelva a operar a principios del próximo año.