Inicio Empresas YPF equilibró sus cuentas tras dos años seguidos con pérdidas millonarias

YPF equilibró sus cuentas tras dos años seguidos con pérdidas millonarias

La petrolera acumulaba un rojo de 1.786 millones de dólares entre 2019 y 2020. El último año, en cambio, registró una ganancia de 34 millones gracias al aumento de producción, la reducción de su deuda y la baja de costos.

YPF logró cerrar un balance anual con ganancias luego de dos años nefastos en los que había acumulado pérdidas por 1.786 millones de dólares producto del endeudamiento de la gestión macrista y el desplome de ventas por la pandemia.

Aún con las secuelas del Covid 19 todavía latentes a raíz de las limitaciones en la circulación de personas durante gran parte del 2021, en este último ejercicio la petrolera alcanzó una utilidad neta de 34 millones de dólares.

El resultado se sustenta en tres grandes pilares. El primero de ellos es el aumento de producción de hidrocarburos por primera vez en cinco años. Esto se dio principalmente en la ventana de petróleo con una suba del 2% respecto a 2020 que se sustentó por el dinamismo del shale oil que, con un incremento del 34%, logró compensar la caída del 5,3% en el convencional.

En combinación con la mejora sostenida de los precios internacionales, esta mayor producción permitió un aumento de las ventas de crudo del 37%, del 33,5% en gasoil y del 51,8% en naftas. De hecho, las condiciones globales estaban dadas para un salto en la rentabilidad mucho mayor, que no pudo ser aprovechado debido a las políticas de diferenciación de precio doméstico respecto al internacional, para menguar el impacto en la canasta básica local.

[YPF se recuperó en el último trimestre, pero cerró el 2020 con una pérdida de USD 1.000 millones]

A modo de ejemplo, en el último trimestre del año la cotización promedio del Brent se ubicó en 80 dólares, pero el precio de comercialización del crudo local fue acordado en apenas 57,8 dólares el barril. En consecuencia, los precios en combustibles locales netos, medidos en dólares, aumentaron solamente un promedio un 14% durante todo el año, cuando en la mayoría de los países ese número se elevó por encima del 50%.

En cuanto al gas natural, la producción cumplió el objetivo de frenar el declino y llegó a registrar un alza mínima del 0,3% interanual producto del salto del 37,6% en el shale gas de Vaca Muerta. “La exitosa implementación del nuevo Plan Gas AR proporcionó una mejora promedio del 38% en nuestros precios de realización de gas natural en 2021 frente al año anterior, logrando cumplir los desafiantes compromisos de producción de los acuerdos existentes”, detalló la compañía.

Otra de las claves que explican el éxito del balance fue el sostenimiento de la baja de costos que se había dado en 2020 como una emergencia para sobrevivir a la pandemia. Si se compara con 2019, los costos del 2021 tuvieron una reducción del 12,8% en dólares, un dato que en YPF interpretan como una señal de que “la eficiencia operativa se mantuvo vigente a pesar de los altos niveles de inflación no compensados con la devaluación del peso argentino”.

[YPF aumenta las naftas un 9% tras ocho meses de congelamiento]

Finalmente, la deuda total bajó un 8,6% en moneda dura tras la trabajosa reestructuración del último ejercicio. Todo esto posibilitó que el resultado operativo pase de un rojo de 911 millones de dólares a un saldo positivo de 620 millones. En tanto, el EBITDA ajustado de la compañía alcanzó los 3.839 millones de dólares más que duplicando la rentabilidad de 2020 y un 6% superior a los niveles prepandemia de 2019.

Por otro lado, el total de reservas probadas y auditadas de hidrocarburos registró la mayor cifra en cinco años, aumentando un 24% con respecto al año anterior, superando los 1.100 millones de BOE en el año 2021 y mostrando un índice de reemplazo de reservas del 229%, la marca histórica más alta registrada en los últimos 20 años.

Para el 2022, la petrolera de bandera tiene planificado invertir 3.700 millones de dólares, lo que representa un incremento de más del 40% en comparación al año 2021, y estima incrementar la producción en un 8%, lo que significaría el mayor crecimiento orgánico de los últimos 25 años.

Dicho crecimiento se apalanca en gran medida por el fuerte impuso de la producción en Vaca Muerta que crecerá más del 40% en el año a partir del desembolso de 1.600 millones de dólares que serán destinados específicamente al desarrollo de la actividad no convencional.