Inicio Destacados YPF aumenta el precio de la nafta por segundo mes consecutivo

YPF aumenta el precio de la nafta por segundo mes consecutivo

Desde las 0 horas de este sábado, la petrolera nacional aplicó un ajuste promedio del 3,5% en todo el país y del 5% en el AMBA.

A un mes exacto del primer aumento de combustibles de todo el 2020, YPF volvió a aplicar un ajuste de precios en surtidor que sugiere un progresivo sendero de recomposición hacia adelante.

En esta oportunidad, el promedio de naftas en todo el país subió un 3,5% -un punto menos que hace un mes atrás-, mientras que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) el alza llegó casi al 5%.

“Este aumento se encuentra en línea con la decisión de recomponer asimetrías históricas a nivel federal, recortando brechas entre la Capital Federal y el interior del país. A modo de ejemplo, una vez calculados los costos logísticos, Jujuy esta hoy un 4,5% por encima de la capital del país”, indicaron allegados a la compañía.

Por otro lado, se sostendrá el descuento al personal de salud del 15% que alcanza a unas 100.000 personas que se encuentran adheridas al programa de YPF en honor al “enorme esfuerzo por la salud de todos los argentinos”.

A diferencia del último ajuste, en esta ocasión la actualización cayó de sorpresa tal como marcan los manuales y así evitó una oleada de personas en las estaciones de servicio para aprovechar llenar el tanque a precio viejo como se vio en agosto.

“El objetivo es sostener la actividad de producción de la compañía teniendo en consideración las particularidades del contexto macroeconómico del país”, sostienen fuentes oficiales en relación al duro momento que atraviesa la firma controlada por el Estado.

Además de la compleja herencia financiera heredada de la gestión anterior, el desplome de la demanda de combustibles producto de la pandemia puso a YPF en un severo aprieto.

Para colmo, el tan ansiado plan gas que podría mejorar los ingresos de la compañía -ya que se trata de la principal productora de este fluido en el país- sigue cajoneado por el gobierno y las últimas restricciones a la compra de divisas desatan una gran incertidumbre respecto al pago de las deudas.