Inicio Ambiente Un pueblo en el corazón de Vaca Muerta denuncia que aumentaron los...

Un pueblo en el corazón de Vaca Muerta denuncia que aumentaron los sismos por causa del fracking

Algunos vecinos de Sauzal Bonito acusan a la petrolera de Techint por roturas en sus casas provocadas por estos movimientos de la tierra. ¿Qué dicen las mediciones oficiales?
Vaca Muerta

Sauzal Bonito está a dos horas de la ciudad de Neuquén y en los últimos años se volvió famoso por ser el pueblo con mayor cantidad de sismos en el país. De abril a mayo hubo 36, de los cuales el último fue el más potente de su historia. “No hay otro lugar en la Argentina que tenga esa sismicidad y yo dudo incluso que, hoy por hoy, en toda la cordillera de Los Andes haya un sector que tenga una sismicidad como la de Sauzal Bonito”, opinó en diálogo con EOL, Javier Grosso, docente e investigador UNCo-IFDC en Río Negro.

Según alguos pobladores, desde que se instaló el pozo de fracking manejado por Tecpetrol (la empresa del grupo Techint) a pocos kilómetros, la tierra comenzó a sacudirse. Aunque los sismos no son tan intensos, ya han generado estragos en el pueblo. Por su parte, el gobierno provincial niega que los sismos tengan que ver con la actividad en Vaca Muerta y, en efecto, desde el rigor científico, aún no hay pruebas suficientes que permitan trazar una linealidad de causa entre la fractura y los movimientos sísmicos. No obstante, no deja de ser un tema delicado en el seno de la industria para lograr la necesaria licencia social entre las comunidades aledañas.

En este caso, el término técnico sería “sismo inducido”, lo que quiere decir que son provocados por actividades humanas. “La zona con más sismos en el país está lejos de la cordillera de Los Andes y cerca de los pozos de fracking”, informó Grosso. Hasta el último registro (hace un mes), ha habido 350 temblores desde finales del 2015 -aunque de muy baja magnitud- cuando, a unos cinco kilómetros de la localidad comenzaron las fracturas para conseguir gas shale.

Para la organización ambiental Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), varios países ven con preocupación los fenómenos de los “sismos inducidos”. “Países como Gran Bretaña han prohibido esta técnica debido a los daños que puede provocar la sismicidad inducida”, justificó la organización en un informe del mes pasado.

[Neuquén instalará una red sismográfica para medir el impacto del fracking]

De todos modos, cabe aclarar que los temblores son, en general, de baja intensidad. “Todos los sismos han sido de magnitudes más bajas”, reconoció Grosso. El geólogo Jose Pablo Simoncini de la universidad de Bahía Blanca opinó en diálogo con EOL que “es tan baja la fuerza de estos sismos que no representa un peligro realmente urgente comparado con otros”.

Por ejemplo, el último sismo que destruyó varias partes de la Ciudad de México en 2017 fue de 8,2 Ml en la escala de Richter. En el caso de Sauzal Bonito, el más fuerte se sintió el 9 de mayo pasado y tuvo 4,5 Ml. Aún así, los microsismos han generado estragos en el pueblo por lo que forzaron a los pobladores a movilizarse y protestar.

Según indican geólogos, el territorio de la provincia de Neuquén es considerado de “peligrosidad reducida a moderada”, dentro del mapa de Zonificación Sísmica de la República Argentina.

“La tierra tembló nueve veces en una semana”

Los pobladores de Sauzal Bonito en conjunto con algunas universidades y organizaciones ambientales opinan que hay que dar cuenta del problema qué implican estos sismos. Por ahora, las consecuencias más preocupantes son dos: el daño de infraestructura y la caída de rocas que pueden pesar entre una y 15 toneladas.

En los últimos siete años se han fracturado muchas de las casas que componen el pueblo. Se han caído muros enteros y la población vive angustiada por el constante asedio. “Los vecinos de Sauzal Bonito reclamaron que la tierra tembló nueve veces en una semana, y pese a los constantes reclamos, las autoridades gubernamentales niegan que el fracking sea el causante”, informó FARN.

A finales del mes pasado, Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén visitó el pueblo para anunciar la construcción de 50 casas. “Estas viviendas son antisísmicas. De alguna manera el gobierno empieza a reconocer alguna sismicidad en una zona que no la había. Aun así, no reconoció que sea por el fracking”, contó Grosso. Sin embargo, para algunos habitantes del pueblo esta medida “es una burla y no representa una solución a sus exigencias”. En Sauzal Bonito hay 120 familias, por lo que la obra solo ayudaría a poco menos de la mitad de la población.

Aunque los muros se rajan y los muebles se sacuden, el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) registra solo algunos de los sismos. “El Inpres no informa los movimientos menores a 2.5 Ml, es decir, los sismos inducidos y altamente percibidos por la población no son parte del registro estatal y, como sabemos, lo que no está, no existe”, denunció en un comunicado Martín Álvarez Mullally, geólogo del Observatorio Petrolero Sur (OPsur). En rigor, vale decir que la medida impuesta por el gobierno provincial se debe a que, a menos de ese número, los sismos son prácticamente imperceptibles.

Por lo mismo, los pobladores acudieron a una comitiva formada por la Red Geocientífica de Chile que registra con mayor precisión los temblores. La segunda preocupación es la del desprendimiento de rocas gigantes. Grosso explicó que “los movimientos del suelo en estructuras semidesérticas se da un proceso que se llama erosión retrocedente, eso va dibujando acantilados”, informó. O sea que, en desiertos, naturalmente se va rompiendo el suelo y se generan cañones. “Toda esta sismicidad a nosotros nos ha mostrado que se han acelerado procesos de desprendimiento de rocas gigantes en Sauzal Bonito, pero también, después del sismo del nueve de mayo está pasando en un pueblo a 60 kilómetros de Sauzal Bonito que se llama Quili Malal”, agregó el geógrafo.

Desde julio del año pasado, los habitantes del pueblo junto a la Comunidad Mapuche Lof Wirkaleo y FARN iniciaron una acción de amparo contra la provincia de Neuquén para evitar los terremotos que provoca el fracking en Vaca Muerta. “En Sauzal Bonito, Añelo y regiones aledañas se perdieron varios hogares a causa de los sismos. Éstos, a su vez, crean una amenaza constante de que haya derrames de sustancias peligrosas en las napas y ríos de la zona. Las autoridades no controlan esta situación y las empresas la ocultan”, denunciaron en un comunicado.

En cuanto al derrame de sustancias peligrosas, Grosso no piensa que sea un riesgo por ahora ya que los depósitos son piletas de cierta manera elásticas. “En principio las mallas de las plantas de tratamiento no son de hormigón. No es una estructura rígida que si no fue contemplada la sismicidad podría quebrarse, en realidad es flexible”, opinó. “Ahí el riesgo mayor sería que no estén respondiendo a la legislación”, agregó refiriendo a la denuncia penal iniciada a mediados del mes pasado.

[Tailandia y Perú: los dos grandes derrames de petróleo con los que empezó el 2022]

Aunque los residuos estén seguros, el geógrafo piensa que la represa hidroeléctrica del lago Los Barreales no lo está. “Es un complejo hidroeléctrico del año 75, que además de ser viejo, no se construyó para una zona con este nivel de sismicidad. Esa es una de las cosas que hemos advertido también”, explicó Grosso. Al parecer, no se ha tomado en cuenta el riesgo que representan los sismos para esta represa los que, en opinión del geógrafo, podría ser fatal.

Por qué hay sismos

Dentro del fracking hay diferentes procesos para extraer dos tipos de gas: el “tight” y el “shale”. Los sismos se generan al sacar el segundo tipo. Para extraerlo se perfora el suelo de manera vertical y luego horizontal y se implementa una fractura hidráulica de la roca a altísima presión.

“Nuestros estudios sugieren que el fracking debe estar muy cerca de una falla existente para que tenga la oportunidad de inducir terremotos”, explicó el geofísico y sismólogo, Michael Brudzinski del Departamento de Geología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Miami en Ohio, que estudia el fracking desde hace más de 15 años. Sin embargo, el caso de Sauzal Bonito es diferente y Grosso con su equipo sugieren que la intensidad de los sismos se puede deber a la cercanía que tiene el pueblo con los pozos de fractura.

“Hemos identificado en Sauzal Bonito y en El Rincón de los Sauces, una serie de temblores que ocurrieron mientras Tecpetrol estaba haciendo los pozos exploratorios”, aseguró. Lo que pasa es que están perforando a cinco kilómetros del pueblo, del otro lado del río Neuquén. “Vos tenés que calcular que para la fractura del gas shale bajan con un pozo vertical y luego con uno horizontal. Ese pozo horizontal se dirige hacia el pueblo. Es decir, les están fracturando a 2500 metros, están casi fracturando abajo del pueblo”, agregó.