Inicio Electricidad Qué es el torio y por qué puede ser el combustible nuclear...

Qué es el torio y por qué puede ser el combustible nuclear del futuro

Podría llegar a desplazar al uranio 235 por ser más ecológico y no necesitar de agua para enfriarse. En la actualidad, China se presenta como uno de los jugadores más avanzados y se cree que podría marcar tendencia en este terreno.
blank
Fuente: Thorium Energy Wolrd

En un mundo en el que cada vez más los esfuerzos de gobiernos e industrias se orientan hacia la búsqueda de nuevas fuentes de energía más seguras y eficientes, en las últimas semanas la República Popular China sacudió el tablero de la energía nuclear, tras anunciar avances en el uso de torio en reactores nucleares.

La necesidad de disponer de más energía y, a la vez, que ésta sea menos contaminante o con menor impacto en el ambiente, está marcando también el paso de la investigación científica y por cierto, el campo de la tecnología nuclear no es ajeno a esta tendencia.

En los confines del desierto de Gobi, en la localidad de Wuwei en el Asia Oriental, China se apresta a realizar pruebas experimentales de energía nuclear segura y económica, utilizando una tecnología que cuenta con el agregado de que no requiere del uso de agua para enfriar barras de combustible nuclear.

La clave de este reactor nuclear experimental es que utiliza torio como combustible principal en lugar de uranio, al tiempo que para el enfriamiento se vale de sales fundidas de torio, con la ventaja de que, al enfriarse, se solidifican rápidamente al entrar en contacto con el aire, aislando así al mineral.

[ ¿Cómo es el proyecto nuclear de Bill Gates que busca revolucionar el mercado energético? ]

Esto minimizaría las posibilidades de accidentes en casos de fuga, sugiere un artículo de la revista Live Science. Por otra parte, como los reactores no necesitan agua para enfriarse las plantas podrían construirse en zonas desérticas, lejos de las grandes ciudades.

Las pruebas del reactor experimental estaban previstas para fines de septiembre, pero al cierre de esta edición aún no se habían realizado. No obstante, según versiones calificadas todo indica que tendrán lugar en los próximos días.

El reactor piloto que será probado en China será de pequeñas dimensiones (3 metros de alto por 2,5 de ancho), con capacidad para generar 2 MW, suficientes para alimentar hasta 1000 hogares convencionales.

Pero éste es sólo el primer paso, ya que la prueba es parte de un plan de más largo plazo, destinado a desarrollar una serie de pequeños reactores de sal fundida para el año 2030, en total unos 370 MW, que podrían proveer energía a cientos de miles de hogares.

El elemento: recurso, naturaleza y potencial

Técnicamente, el torio es un elemento químico metálico, débilmente radiactivo. Conocido con el símbolo Th y con el número atómico 90, está presente en la naturaleza al igual que el uranio (U), sin embargo se cree que es tres veces más abundante que éste en la corteza de la Tierra.

Todos los isótopos conocidos de torio son inestables, pero el más estable de todos es el Th-232, que si bien en su forma natural no es físil cuando se irradia en un reactor absorbe neutrones y se transforma en uranio-233, un material fisible que genera calor.

Aunque no llega a ser uranio-235, el dato más relevante, según expertos, es que el combustible utilizado en las actuales instalaciones nucleares convencionales, el U-233, es fisible.

[ Destino a la COP26: los desafíos que tendrá la cumbre climática más esperada del año ]

Sus defensores aseguran que a diferencia del uranio, el torio es un elemento radiactivo más seguro y su uso en la generación de energía en reactores es más “ecológico”.

Es que además de no usar agua para el enfriamiento, produce una cantidad mucho menor de desechos radiactivos, que son de muy larga vida media en comparación a los reactores convencionales. Mientras el torio tiene una vida media de 14.05 mil millones de años, algo así como la edad del universo, el uranio oscila entre 159.200 años y 4500 millones de años.

Por otra parte, el torio no podría usarse para la fabricación de armas nucleares, sostienen una parte importante de la academia, aunque sobre este punto hay controversias.

El torio es un residuo de la minería de tierras raras, en las que China ha picado en punta ya hace años, por lo que es una alternativa interesante para reemplazar al uranio, que en muchos casos debe importarse.

[ ¿Cómo se reinventará la petroquímica en la transición energética? ]

El desarrollo de reactores que utilizan torio en China es una “tecnología perfecta” para el gigante asiático, coinciden los analistas, en su objetivo de cero emisiones carbono para 2050.

Según el llamado Libro Rojo de la Agencia de Energía Nuclear de la OCDE y la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA) de 2016 (Uranio: recursos, producción y demanda) en el mundo habría 6,2 millones de toneladas de torio, que podrían ser recuperables a un costo de US$ 80 por kilo.

Las principales reservas están en India y Brasil, y en menor medida Australia, Estados y Egipto, aunque de China no hay datos.

Fuentes consultadas en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) de Argentina señalaron que por el momento no hay desarrollos con torio, aunque sí se ha avanzado en el conocimiento de esta tecnología y sus posibles usos a nivel científico y de investigación.