Inicio Oil & Gas Por qué cae el petróleo a pesar de que la OPEP ignoró...

Por qué cae el petróleo a pesar de que la OPEP ignoró el pedido de Biden de más producción

En una de las menores subas de la historia, las potencias petroleras sumaron a su cuota apenas un cuarto de lo que esperaba el mercado. El rol de Irán con el retorno de las negociaciones nucleares que podría eliminar las sanciones que sufre.

A pesar del desplante de la OPEP al desesperado pedido de Joe Biden de más producción para frenar la inflación internacional, el precio del petróleo bajó con fuerza esta semana para ubicarse en 93 dólares en el caso del Brent, casi diez dólares menos que a inicios de agosto.

La cotización causó sorpresa en el mercado, ya que ni bien conocida la noticia, el precio comenzó a subir rápidamente para luego revertir este sendero en una profunda caída del 9% respecto a ese pico.

El consenso del sector sostiene que el insignificante aporte de la OPEP jugó un papel menor, dado que el incremento de 100.000 barriles para el mes de septiembre es una de las subas de cuota más baja desde 1982, representa un 0,1% de la demanda global y es el equivalente a sólo 86 segundos de producción global diaria.

[Inflación, suba de tasas y recesión: la espiral que lleva al petróleo a una nueva fase bajista]

A su vez, implica una cuarta parte de lo que esperaba el mercado y menos de un sexto comparado con los 650.000 barriles que se sumaron durante julio y agosto. “Eso es tan pequeño que no tiene sentido. Desde un punto de vista físico, es un problema marginal. Como gesto político, es casi insultante”, afirmó Raad Alkadiri, director gerente de energía, clima y sostenibilidad del Grupo Eurasia.

No obstante, algunos analistas del mercado sostienen que lo relevante no pasa por el volumen agregado, sino por el cambio de sistema. “Hicieron un cambio total, ya no se rigen más con cuotas por país. Si algún miembro produce menos y no cumple la cuota, los demás la van a compensar. El cambio de régimen demuestra que la OPEP no quiere quedar en una posición dominada por Estados Unidos, pero implicará subas reales de producción y no como hasta ahora que ninguna cuota se cumplía”, explica el especialista financiero en mercados petroleros, Francisco Uriburu.

La cuestión es que, producto de la falta de inversión durante los últimos años en plena ola verde global, los únicos países con capacidad incremental son Arabia Saudita y Emiratos Árabes, el resto no logra aumentar sus volúmenes.

[Biden se pone al frente de la negociación con las petroleras y el barril cae un 6%]

No por nada el presidente de los Estados Unidos visitó a los gobernantes de estos dos países prometiéndoles una entrega de equipamiento militar y misiles superior a los 3.000 millones de dólares, si aceptaban abrir los grifos de sus yacimientos.

El regreso de Irán a los mercados

El principal driver de esta caída del petróleo, según señala la mayoría de los especialistas, pasa por el reinicio de las negociaciones nucleares con Irán en Viena, lo que podría eliminar las sanciones a uno de los mayores productores mundiales que, consecuentemente, volvería a inundar el mercado con su producción.

Tanto Europa como Washington se muestran de acuerdo en avanzar en este sentido, sabiendo que la llegada del próximo invierno puede ser letal en el viejo continente si no se encuentra un sustituto claro de las exportaciones energéticas rusas.

Por otro lado, tras conocerse los últimos datos manufactureros de China y Japón, los temores recesivos se potenciaron y empujan aun más la baja del barril, que cotiza a 88 dólares en el WTI, un nivel que se acerca a los valores previos a la guerra entre Rusia y Ucrania.