Inicio Destacados Next Pampa: El primer edificio cripto que promete ser ecofriendly y que...

Next Pampa: El primer edificio cripto que promete ser ecofriendly y que no tiene expensas

Será el primer edificio en el mundo que además de sustentable, pagará sus expensas con una granja de criptomonedas. Tendrá paneles solares, calentadores de agua solares, cocinas eléctricas y cargadores para autos eléctricos.

Sobre la rivera de General Paz, este miércoles lanzó un nuevo proyecto de desarrollo inmobiliario sustentable, Next Pampa 2.0. La propuesta de su director, Damián Lopo es la de conjuntar cuatro variables a la fórmula: sustentabilidad, arte, tecnología y criptomonedas. “Es el primer edificio en el mundo que tiene una mina de cripto dentro de sí. Con esto pagaremos todas las expensas”, dijo Lopo en diálogo con EOL.

Para el 2024 podrán encontrar un edificio de nueve plantas con fachada de concreto y cristal posando en la esquina de Libertador y Pampa. El proyecto tiene un concepto de “todo incluido” por lo que incluye gimnasio, mailbox, piscina, parrilla, un solarium con vista al Río de la Plata, una galería de arte y dos locales comerciales. Pero hay dos aspectos centrales que desvían la atención del popurrí: el edificio se abastecerá casi enteramente de energía solar, y habrá siete minas de Bitcoin en el subsuelo.

Cryptobuilding y sustentabilidad

En su slogan, la empresa muestra dos de los mayores diferenciales con la competencia inmobiliaria. El nuevo proyecto de Next plantea tener una pequeña granja de minado que producirán única y exclusivamente bitcoin. “Principalmente, porque es la moneda más estable y segura a la hora de hacer transacciones”, explicó a EOL Ignacio Lago, director de Crowdium, empresa que maneja esta sección del emprendimiento. Esta, según se promete, se abastecerá casi enteramente por celdas fotovoltáicas.

Para obtener bitcoin es necesario tener unas potentes computadoras del tamaño de un CPU que trabaja las 24 horas descifrando códigos complejos. Esto da como resultado la famosa moneda. Cada vez que se descifra un código se gasta gran cantidad de energía, que es una de las razones más criticadas de la industria. Este proyecto tendrá siete de esas máquinas.

[Las nuevas criptomonedas verdes que buscan superar los problemas ambientales de Bitcoin]

Si uno lo pone en perspectiva, la escala es muy pequeña comparada con la competencia en el medio. “Uno piensa en granjas de criptomonedas y se imagina miles de mineros, pero esto en realidad es pequeño”, comparó Lopo con proyectos gigantescos como Genesis Mining o Dalian Mining Farm que superan los 1.000 kwh. Esta granja gastaría 30 kwh. “Cada uno de estos aparatos gasta lo mismo que un apartamento de dos ambientes funcionando todo el tiempo a su máximo”, calculó Lago.

Entonces, para pagar las expensas de 32 apartamentos hay que gastar la energía de siete, más los 32, más el ascensor, bomba de agua, alumbrado común y la demanda de los cargadores para autos eléctricos (si se usaran), que también son 32. Según Lago, esto nos daría un gasto para todo el edificio de 210 kwh por mes, una cifra menor al consumo promedio de una casa (250 kwh por mes). Si este dato es correcto, se necesitan menos de 10 celdas fotovoltáicas monocristalinas (de las más eficientes en el mercado), para abastecer al edificio en cuestión.

Esta fórmula promete tres beneficios principales: un nulo pago de expensas, un menor impacto ambiental y mayor independencia de la red eléctrica y de las intermitencias que pueda tener. “Esto ya lo comprobamos. Tenemos otro edificio con energía solar en Recoleta. Con los apagones de febrero, fue el único de la cuadra que no se quedó sin luz”, contó Lopo. “Normalmente, ese edificio devuelve luz a CAMMESA”, agregó.

[Lanzan un nuevo prototipo de vivienda sustentable con ahorros energéticos de hasta el 60%]

Sin embargo, el nuevo proyecto representa más del doble del gasto que tenía su antecesor. “Este edificio no tendrá gas y las cocinas serán eléctricas. Tanto eso como los servicios comunes serán alimentados por celdas”, explicó Lopo. Además de la granja, los cargadores de autos requieren de mucha potencia. “Lo que haces es poner un rack de carga rápido. De 30 minutos a una hora tendrías cargado el auto. Esto representa una potencia casi industrial”, confesó Lago.

Aún con esta demanda, ambos representantes de Next Pampa 2.0 aseguran que, en su mayoría, la energía será abastecida por el sol. “Tenemos calentadores de agua solares y conseguiremos las celdas más eficientes”, expuso Lopo. Agregó que una de sus prioridades es encontrar los mejores materiales y maquinaria para el funcionamiento del edificio e incluso considera modificar y agregar tecnologías conforme se desarrollen.

Para su fundador, el proyecto Next implica “estar siempre apuntando hacia lo que sigue”, y tres años es mucho tiempo. Por eso, varios de los materiales y maquinaria que hoy en día consideran en la propuesta seguramente no serán usados. “Te puedo decir hoy que vamos a usar las celdas fotovoltáicas más eficientes del mercado, pero probablemente para el momento en el que las instalemos van a ser obsoletas”, contó Lopo. Esto mismo sucede con el resto del edificio por lo que también queda todo suspendido en el aire hasta noviembre de este año que será el momento en el que la construcción comience.