Inicio Gas Las importaciones de gasoil alcanzarían los USD 4.500 millones en todo el...

Las importaciones de gasoil alcanzarían los USD 4.500 millones en todo el año

Hasta mayo ya acumularon casi USD 2.000 millones y está previsto que se disparen por lo menos hasta que termine el invierno. Sería más del doble de lo importado en 2021.

La crisis del gasoil dejará una abultada cuenta que modifica totalmente las previsiones económicas del Gobierno. Más allá del desgaste político por las protestas de diversos sectores económicos que no consiguen el combustible, el Banco Central se verá obligado a desembolsar un total de 4.500 millones de dólares durante todo el año para importar el faltante de este insumo, según un informe elaborado por Daniel Dreizzen, Director de Ecolatina Energy.

La cifra representa un incremento del 117% respecto al año pasado y superaría las compras de GNL que llegarían a 3.700 millones. En total, las compras externas de energía demandarían alrededor de 9.900 millones agregando al gas de Bolivia y al fueloil y dejarían un saldo negativo en la balanza comercial de 6.109 millones, cuando en 2021 fue apenas de 1.551 millones y en 2020 incluso tuvo un saldo positivo de 70 millones.

[Las importaciones de energía obligan al Central a endurecer el régimen de comercio exterior]

Si bien el efecto de la Guerra de Ucrania es innegable con una disparada inédita de los precios internacionales, la falta de planificación oficial explica otra gran parte de lo sucedido. A la demora en el lanzamiento del gasoducto Néstor Kirchner se le sumó el error estratégico de haber reducido el corte del biodiesel del 10% al 5% y una reacción muy tardía tanto a la hora de salir a importar, como también para frenar el contrabando a países limítrofes y el abastecimiento de vehículos con patente extranjera que aprovechaban el diferencial de precio.

Sabiendo que la capacidad de producción de gasoil del parque refinador local se encuentra al límite y desde hace muchos años se mantiene en el mismo nivel sin poder incrementarse, el bajar cinco puntos porcentuales el corte de biodiesel necesariamente iba a ocasionar una suba de las importaciones. Sobre todo, en un contexto de crecimiento económico por la salida de la pandemia y la normalización del aparato productivo nacional.

El último informe del Indec reporta que la producción de gasoil sin contar el utilizado en centrales térmicas cayó un 4,6% interanual en el primer trimestre del 2022 y un 11,2% respecto al cuarto trimestre del 2021.

[Las importaciones de combustibles se disparan un 227% y profundizan la falta de dólares]

Por su parte, los despachos de biodiesel al mercado interno se contrajeron un 16,2% en este primer trimestre y un 65% solamente en marzo, lo que emergía como una clara alarma que el Gobierno no supo escuchar.

De este modo, las importaciones en el período enero-mayo tuvieron que duplicarse para cubrir este faltante. No ya hablando de precios, sino estrictamente de cantidades. Es decir, que sin importar lo acontecido en el escenario internacional con la Guerra de Ucrania, las compras externas de gasoil pasaron de 610.000 m3 a 1.251.000 m3.

De ese total, YPF acaparó un porcentaje menor al que se esperaba, lo que derriba el discurso oficial de que las petroleras privadas se desligaron del problema y dejaron de importar. De los 1.251.000 m3 importados, YPF acaparó el 40% cuando representa alrededor del 60% de las ventas en el mercado interno. En tanto, Raízen -que utiliza la marca Shell- importó el 27%, Axion el 22% y Puma el 11%.

[YPF refuerza la importación de gasoil y se ilusiona con el fin del desabastecimiento]

Las proyecciones de la secretaría de Energía marcan que en los tres meses siguientes, de junio a agosto, se importarán otros 802.000 m3, sin contemplar las compras de Cammesa para las usinas termoeléctricas que también sufrirán un pico por la falta de gas natural típica de este período del año.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez se justificó diciendo que “las ventas al mercado de gasoil por el canal Estaciones de Servicio alcanzaron valores que no se registraban desde el año 2015”, pero lo concreto es que la demanda aumentó sólo un 10,3% respecto al 2019, una cifra totalmente manejable si se hubiera planificado correctamente.

Según Martínez “las refinerías están aumentando su producción en relación al mes de mayo, porque están poniendo en práctica la medida que dictamos aumentando el corte del biodiesel, lo que incrementa el volumen de producción nacional en hasta 90.000 m3 de gasoil mensuales”, con lo que esperan resolver el desabastecimiento generalizado en conjunto con la llegada de los 10 barcos que se agregaron en los últimos días.