Inicio Ambiente Las finanzas globales adaptan sus carteras a la idea de emisión cero

Las finanzas globales adaptan sus carteras a la idea de emisión cero

El Glasgow Financial Alliance for Net Zero (GFANZ) es una coalición de 450 empresas en servicios financieros globales que poseen unos USD 130 billones y se comprometieron a alinear sus carteras con el objetivo de cero emisiones para 2050.

En el informe que la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) dio a conocer la semana pasada, acerca de los avances para lograr la meta de emisiones de carbono cero para el año 2050, se puede verificar que la mayoría de los gobiernos del mundo se encuentran lejos de alinear sus objetivos nacionales con los previstos por el Acuerdo de París para la década que transitamos. Mientras tanto, los grandes jugadores de las finanzas globales se preparan para entrar en el negocio de financiar la transición.

IRENA es una organización intergubernamental que “sirve como la plataforma principal para la cooperación, un centro de excelencia, un repositorio de políticas, tecnología,  conocimientos financieros y de recursos”. Promueve, según sus objetivos, la  adopción generalizada y sostenible de energías renovables. Su sede es Masdar, la ciudad ecológica y autosustentable construida con las finanzas petroleras en Abu Dabi, Emiratos Árabes. 

El informe anual de la organización, que lleva la firma de Rabia Ferroukhi y Ute Collier, dice que la gran mayoría de los países, a pesar de haber rediseñado sus planes de Contribuciones Nacionales (NDC en sus siglas en inglés), aún están demasiado lejos de alinear sus objetivos con aquellos tendientes a alcanzar en 2050: que la temperatura global sólo se eleve en 1,5 grados. “Incluso si todos los países implementan sus últimas NDC, el nivel global de emisiones de GEI en 2030 sería un 13,7% por encima de los niveles de 2010, lo que podría derivar en un aumento de temperatura de 2.7°C a fines del siglo XXI”.

El trabajo destaca a su vez la puesta en marcha en abril de 2021 del Glasgow Financial Alliance for Net Zero (GFANZ) una coalición de 450 empresas en servicios financieros globales que poseen el 40% del negocio, unos USD 130 billones. Sus miembros, entre los que se encuentran los fondos de inversión BlackRock,  Vanguard y Allianz, se comprometieron a “alinear sus carteras con los objetivos de cero emisiones para 2050”. Sin embargo, siempre según el informe de IRENA, sólo 43 lo anunciaron públicamente.

[Qué son las normas ESG, una de las claves del financiamiento verde]

Bancos, fondos de inversión y aseguradoras también se comprometieron en trabajar para reducir en un 50% las emisiones para 2030. Sin embargo, en los planes analizados, se concluye estas se reducirían apenas en un 20% para 2030, algo insuficiente para los “realistas” objetivos planteados por el Acuerdo de París. Con este panorama, el aumento de temperatura para 2050 sería de 2,1 °, un 40% por encima del objetivo original.

Uno de los aspectos positivos que destaca el informe es la reducción de las emisiones de metano. Según los planes presentados por los países miembros será un 30% menor para finales de esta década.

En este marco, la financiación real de la transición energética sigue siendo uno de los pilares débiles.  Los 100 mil millones de dólares anuales que debían destinarse principalmente a mitigar los efectos del cambio climático, acordados en Copenhague 2009, se esperaban ya para el 2020, pero recién serán posibles, según las estimaciones, para 2023. En 2019, casi el 80% del flujo de capitales destinados a estos objetivos llegaron como préstamos o subvenciones públicas, en un contexto donde los países que más soportan los efectos del cambio climático son los insulares y los de menores recursos. Según Naciones Unidas, las emisiones de carbono de China, Estados Unidos y la Unión Europea son iguales a las de los 100 países más pequeños y  pobres del globo.

[BlackRock, la pata financiera detrás del mega proyecto de hidrógeno verde en Río Negro]

Por otra parte, para lograr objetivos “creíbles”, las grandes instituciones financieras privadas trabajan en acuerdos sectoriales globales. El primero, llamado Principios de Poseidón,  se implementó  en el transporte marítimo en 2019 y en diciembre se extendió a las compañías aseguradoras del sector. Según los planes anunciados, se prevé que durante los primeros meses de este año se lance un plan de alineamiento de objetivos de emisión cero para el sector siderúrgico global. Seguirían esta línea sectores como la aviación, el aluminio, el cemento, el hormigón y el sector inmobiliario.

El informe de IRENA es escéptico en relación el impacto real sobre el clima del plan financiero privado: “Incluso los objetivos de alinear el 90% de los activos bajo gestión con cero emisiones podrían no tener ningún impacto real. Esto se debe a que las emisiones tienden a concentrarse en un pequeño subconjunto de activos”, concluye.

GFANZ es copresidida por ex el gobernador del Banco de Inglaterra y ex Goldman Sachs, Mark Carney y por Michael Bloomberg, uno de los 10 hombres más ricos del planeta, cuya actividad en los últimos años ha incluido una campaña contra el uso del carbón para la generación energética en los Estados Unidos.