Inicio Actualidad La nafta vuelve a aumentar un 6% y ya acumula una suba...

La nafta vuelve a aumentar un 6% y ya acumula una suba del 60% en el año

A partir de este jueves a las cero horas, los precios del surtidor de YPF verán su tercer ajuste consecutivo en poco más de tres meses. Se esperan nuevos incrementos para diciembre y enero.
Aumento-en-la-nafta

El precio de los combustibles anotó su tercer aumento consecutivo en poco más de tres meses y acumula una suba mayor al 60% en lo que va de un 2022 que parece que seguirá mostrando variaciones en la corta vida que le queda.

El alza fue liderada por YPF que, a partir de las cero horas de este jueves, incrementará sus naftas en un 5% y un 7% el gasoil en promedio. Un movimiento que como suele suceder, será rápidamente imitado por el resto de las petroleras.

En esta oportunidad el ajuste de precios en el AMBA será de 5,9% en naftas y 7,9% en gasoil, levemente más alto que el ajuste promedio, a fin de reducir las brechas de precios con el interior del país, en particular con las provincias del NOA.

Así, la nafta súper cotiza en las estaciones de YPF en Capital Federal a $145,1, la infinia a $177,7, el gasoil común a $155,9 y el gasoil infinia a $212,4.

Desde el sector justifican la suba por la devaluación del 6,8% acumulada en octubre y el incremento en el precio del etanol de caña de azúcar del 4,7%.

A su vez, sostienen que el 52% de aumento acumulado en la nafta y el 74% de gasoil del último año (promedio 62%) es mucho menor a la evolución de otros productos como el biodiesel (76%), el bioetanol de caña (90%), el pan francés (85%), el pollo entero (94%), el aceite de girasol (118%), el vino común (98%) o las prendas de vestir (114%).

Como destacó EOL, la propia secretaria Flavia Royón había anticipado la posibilidad de este ajuste y le abrió la puerta a un incremento similar en diciembre. Ya para enero, el aumento sería todavía mayor dado que corresponde actualizar el impuesto a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono de cinco trimestres juntos.

La expectativa en la industria es que, luego de estos incrementos que achiquen el atraso del combustible local respecto a los valores internacionales, el Gobierno iniciará nuevamente una política de congelamiento de cara a las elecciones presidenciales.