Inicio Empresas La Justicia de EEUU falló contra la Argentina, pero resguardó los activos...

La Justicia de EEUU falló contra la Argentina, pero resguardó los activos de YPF

Desde la petrolera celebraron que la jueza Preska los eximió de responsabilidades, aunque el Estado deberá pagarle a Burford Capital un resarcimiento de entre 3.000 y 20.000 millones de dólares.

Ocho años después de la expropiación de YPF, finalmente la Justicia de los Estados Unidos dictó sentencia en contra de la Argentina y confirmó que el Estado deberá resarcir a los demandantes por no haber realizado una oferta pública por el 49% restante del paquete accionario en el momento de la estatización.

El fallo de la jueza Preska se esparaba hace 279 días en los tribunales neoyorkinos, donde el país acostumbra a recibir duras sentencias. En este caso, el monto que deberá pagar Argentina todavía no está confirmado por estará en el rango dentro de los 3.000 y 20.000 millones de dólares.

“Debido a que el Tribunal no puede identificar la fecha en la que República activó su obligación de oferta pública de adquisición, no puede determinar la fecha de notificación contractual y, por lo tanto, no puede cuantificar los daños compensatorios de los demandantes”, sostiene el escrito en ese sentido.

De todos modos, reconoce que “los demandantes tienen derecho a una sentencia sumaria contra la República por sus reclamaciones por incumplimiento de contrato” y que se ha demostrado “la existencia de un contrato válido y vinculante contra la República”.

El único aspecto positivo es que la petrolera YPF queda eximida de responsabilidades, lo que representa un resguardo para sus activos. “La jueza reconoce que la compañía no tenía responsabilidad y no es garante del estado nacional con lo que sus activos están fuera de riesgo. Por otro lado, es importante destacar que no se hace lugar a todos los pedidos de los demandantes”, celebraron desde la firma de bandera. 

Ahora, Argentina podrá apelar el fallo en otras dos instancias, pero deberá abonar una garantía al fondo Burford Capital, que adquirió los derechos a litigar de Petersen Energía, la empresa del grupo Eskenazi.