Inicio Internacionales Indicios de que Rusia estaría reparando en secreto el gasoducto Nord Stream...

Indicios de que Rusia estaría reparando en secreto el gasoducto Nord Stream 1

No es oficial, pero crecen las versiones de que Moscú estaría avanzando en las operaciones, aunque es una jugada muy compleja y costosa.
Nord Stream 2

Tras más de diez meses de guerra en Ucrania, y a cuatro meses del acto de sabotaje que dejó fuera de operaciones al gasoducto Nord Stream 1, no se descarta la participación de buzos y nadadores de combate ucranianos en el atentado -entrenados desde 2020 por británicos y norteamericanos-, mientras el mapa energético de Europa Central y del Este vuelve a estar en el centro de la escena.

Todas las miradas están centradas en quién explotó intencionalmente el gasoducto que llevaba gas natural de Rusia a Alemania a través del mar Báltico, en momentos en que crecen las versiones sobre acciones secretas de Rusia para repararlo y ponerlo nuevamente en funcionamiento.

Dos de los diarios estadounidenses más reputados, el New York Times y el Washington Post, en sendos informes recientes pusieron en duda las versiones que adjudican a la mano de Rusia la rotura del gasoducto.

Y uno de los principales argumentos para sostenerlo, es que Moscú estaría intentando reparar en secreto del gasoducto a un costo muy elevado, lo que daría por tierra la idea de que ellos mismos lo destruyeron y sacaron de funcionamiento.

Perdiendo el control

“La explosión, de ninguna manera, es ventajosa para Rusia. Ya no puede usar fácilmente la promesa de gas barato para separar a Alemania de sus aliados europeos. Y enfrenta altos costos de reparación”, señaló el New York Times a comienzos de semana.

Al respecto, el periódico destacó que “en las últimas semanas, Nord Stream AG, que es propiedad mayoritaria de una empresa controlada por el Kremlin, comenzó a pagar los costos de reparación de la línea y a calcular la restauración del flujo de gas”, citando como fuente a “una persona familiarizada con las obras”.

En ese sentido, apuntó que “las estimaciones para las reparaciones comienzan en alrededor de $500 millones. Las investigaciones plantean por qué Rusia, si puede volar sus propios oleoductos, está ahora planeando una costosa reparación”.

En la misma línea, el Washington Post citó a “un alto funcionario de la UE”, que pidió mantener el anonimato, asegurando que era sencillamente ilógico suponer que Rusia había volado los ductos.

El argumento es que “durante el largo mandato de (Vladimir) Putin, el Kremlin siempre ha utilizado la energía como una herramienta con fines políticos y económicos”.

En la búsqueda de aprovechar esa arma estratégica y amenazar con cortar los suministros para extorsionar a los países para que no se opongan a Rusia, no tiene mucho sentido que “Rusia no deba usar esa influencia ahora”.

A tapar el “agujero”

De allí que Moscú estaría buscando reparar en forma secreta el Nord Stream 1. Entre los argumentos para avanzar con la reparación, uno de peso es que no está claro cuánto tiempo las tuberías pueden soportar el impacto del agua salada, lo que llevaría a avanzar en una pronta reparación para salvar la inversión.

“Los especialistas que se ocupan de este tipo de problemas dicen que una reparación es técnicamente factible, pero llevaría tiempo y dinero. Hasta que se complete la investigación, es difícil decir cuándo se restaurará esa infraestructura y cuánto costará”, aseguró el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, en declaraciones a la agencia de noticias Tass, reforzando implícitamente los intentos rusos de reparación del gasoducto.

Fue apenas días después de que en la víspera de la Navidad el gobierno de Canadá revocó la exención de sanciones impuestas a Rusia tras la invasión. Esto permitía a una empresa radicada en Montreal proveer turbinas a ese país para el oleoducto. En una declaración conjunta la ministra de Relaciones Exteriores, Melanie Joly, y su par de Recursos Naturales, Jonathan Wilkinson, dijeron que la decisión de levantar la exención temporal se tomó después de que Rusia no pudo restaurar la plena utilización del oleoducto Nord Stream 1.