Inicio Oil & Gas Gerold: “El Estado no tiene la gente para llevar adelante este gasoducto”

Gerold: “El Estado no tiene la gente para llevar adelante este gasoducto”

El reconocido consultor cuestionó que Enarsa esté al frente de la obra y afirmó que será muy difícil terminar su construcción para el invierno del 2023 como espera el Gobierno.

El reconocido consultor energético Daniel Gerold trazó un análisis sobre la situación de la obra del gasoducto Néstor Kirchner y aseguró que será muy difícil tenerlo operativo en el invierno del 2023 como espera el Gobierno para evitarse un nuevo año de importaciones récord.

“Esto está comandado por gente que no es especialista y no tiene un historial de trabajo en el sector. Y está todo atravesado por peleas internas que llegan a niveles de odio increíbles cuando se trata de administrar le presente y el futuro de 47 millones de argentinos. Entonces es difícil que termine bien y que se haga bien. El Estado lo hace con obra pública, con fondos públicos que no tiene y no tiene la gente para llevarlo adelante. La gente que suele supervisar estas obras está en el Enargas, pero como están todos peleados, no participó de esto”, dijo en una entrevista a CNN Radio.

[Rocca: “el pliego es técnicamente indiscutible, no hubo corrupción, ni direccionamiento”]

Según el ingeniero, una obra como ésta demanda unos dos años de construcción en cualquier lugar del mundo y que, por cuestiones de urgencia, aquí se la quiere acelerar. “En teoría, en el Power Point, se puede hacer en un año. Pero después está la realidad, y los proyectos, en general, se atrasan”.

De todos modos, señaló que si “sale todo bien”, podría terminarse en un año y citó como ejemplo el caso del Neuba 2, que se construyó en tiempo y forma a fines de la década del 80. No obstante, incluso en ese caso, la obra tendrá que sortear una serie de dificultades adicionales que existen en este contexto internacional.

“Hay un alza de costos en el mundo sideral. El acero está al doble del precio histórico, no hay provisión, la demanda explota, no hay gasoil, no hay camiones cuando tiene que salir un camión cada 5 o 10 minutos. Tampoco están los soldadores. No es que usted tiene todo esto”, advirtió.

[La judicialización del gasoducto suma más dudas al avance de la obra]

Respecto a la cuestión judicial, manifestó que si bien las especificaciones del pliego fueron las normales y que no se presenta ninguna objeción, el futuro de la obra dependerá del accionar del juez Rafecas.

“El juez llama a productores de gas que no son los que construyen los gasoductos. Es toda una cadena de sainetes. La Provincia de Buenos Aires no está entregando los permisos ambientales porque quiere conocer los costos. Opina un montón de gente sobre cuestiones complejas que no tienen idea. La oposición saca un comunicado repitiendo los mismos errores conceptuales que el ministro Kulfas, cuando el mayor beneficiado de esta obra va a ser el Gobierno del 2024”, agregó.