Inicio Actualidad Escala el conflicto por la adenda Vaca Muerta y el gremio llama...

Escala el conflicto por la adenda Vaca Muerta y el gremio llama a un paro para el jueves

De no haber una instancia de mediación con el Ministerio de Trabajo, el cese de actividades sería por 24 horas. El número de trabajadores que hace a una dotación, el punto que marca las diferencias con las empresas.
blank
Marcelo Rucci, secretario administrativo del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa insiste en que no firmara una nueva adenda Vaca Muerta. Considerado “un tema superado”, Marcelo Rucci remarca a las empresas de que es hora de que rija en toda la actividad las condiciones del convenio colectivo de trabajo.

El gremio que conduce Guillermo Pereyra –al que también se sumó en el reclamo el Sindicato de Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo– advierten que el próximo jueves desde las 20hs realizarán un paro. Sostienen que, al no haber habido una respuesta satisfactoria por parte de las compañías, exigen la apertura de una instancia de negociación en el Ministerio de Trabajo.

“No vamos a retomar las negociaciones por la Adenda. Entendemos que fue un momento de aprendizaje y que está superado. Con el paso del tiempo, los compañeros no solamente han entendido sino que también han superado los récords de perforación o de etapas de fractura”, dijo Rucci a LM Neuquén.

El gremio indicó que el cese de actividades será por 24 horas en reclamo por la incorporación de un cuarto hombre en las dotaciones de los equipos de perforación y workover, además del refuerzo de las dotaciones en los equipos de fractura.

[ El repunte de Vaca Muerta fortalece a los gremios y piden cambiar la adenda firmada con Macri ]

Como explicó EOL, cuando se firmó la adenda que daba vía libre a una flexibilización del convenio colectivo de trabajo, el escenario de Vaca Muerta no era el mismo que ahora. Ésta buscaba apuntalar la aceleración de una formación que venía de un 2016 para el olvido. Hoy, con récords consecutivos de etapas de fracturas realizadas, los gremialistas entienden que no pueden seguir corriendo las mismas condiciones de trabajo.

Además, entre sus principales argumentos para no firmar una nueva adenda, está el hecho de haber firmado con YPF el Acuerdo de Sustentabilidad y Empleo en 2020 en pos de la reactivación de la formación, con lo que se extendía el plazo de suspensiones con reducción salarial estipuladas en el Acuerdo 223 Bis. Es decir, subrayan que cuando hubo que poner el hombro para la recuperación de la actividad así lo hicieron.

Como telón de fondo están las elecciones gremiales que se realizarán el próximo 20 de octubre, que también hacen su juego puertas adentro. Las demandas y apariciones públicas por parte del hoy secretario administrativo y delfín de Pereyra se han visto endurecidas en las últimas semanas.    

Por parte de las empresas, Pablo González, presidente de YPF, dijo estar dispuesto al retorno de un operario más. Hoy son 13 los operarios los que están en actividad por cada dotación y Rucci insiste en que deben ser, nuevamente, 16 los operarios asignados.