Inicio Actualidad En medio de protestas, Chubut autorizó la minería en la meseta provincial

En medio de protestas, Chubut autorizó la minería en la meseta provincial

El proyecto aprobado por la Legislatura da luz verde a la ejecución de la mina de plata Navidad, que demandará unos USD 1.200 millones de inversión. Vecinos y asambleístas se movilizaron y fueron reprimidos.

Luego de años sin poder avanzar con la zonificación minera, finalmente la reforma que habilita la ejecución del proyecto de plata Navidad en Chubut, de la canadiense Pan American Silver, fue aprobado justamente en vísperas de la Nochebuena.

El timming no fue casual y fue calificado por los asambleístas que se oponen a la iniciativa como “una gran maniobra distractiva”. “Sacaron una sesión ordinaria de la manga. La habían llamado para el jueves. La inventaron. Así se manejan”, cuestionó Pablo Lada, de la Unión de Asambleas de las Comunidades de Chubut en medio de las protestas que se desataron en Rawson y diversos puntos de la provincia, que fueron duramente reprimidos.

Por el contrario, la mayoría de los gremios y las cámaras empresarias celebraron el accionar de la legislatura chubutense que habilita la actividad minera en la meseta provincial bajo ciertas prerrogativas.

“Constituirá sin dudas el puntapié inicial para el desarrollo de la provincia y la tan ansiada revisión de su matriz productiva”, señalaron desde la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros (CAPEM).

Si bien nadie se pronunció al respecto debido a la polémica que dispara este tema, el gobierno nacional era otro de los actores que impulsaban la iniciativa. De hecho, se trata de un pilar del plan del ministro Matías Kulfas para incrementar las exportaciones argentinas.

[Las claves del debate minero en Chubut: qué pasara con el proyecto que divide a la provincia]

Por el momento, el único proyecto que está listo para iniciarse es el de la minera canadiense que invertiría 1.200 millones de dólares y generaría exportaciones por 350 millones de dólares al año. Como impacto regional, prometen crear cuatro mil empleos durante la fase de construcción que dura unos dos años y 800 empleos directos durante los 18 años de vida útil de la mina.

Por otro lado, se desarrollaría una cadena de proveedores locales que podría implicar otros 2.500 empleos indirectos, sin contar con las obras de infraestructura necesarias para la operación de un complejo de esta envergadura que mejoraría el suministro eléctrico, internet y el resto de las telecomunicaciones para toda la comunidad.

Matías Kulfas toma juramento a la nueva secretaria de Minería, Fernanda Ávila

Contemplaciones ambientales

Desde el inicio de su presentación, la reforma contempló los dos principales cuestionamientos de las organizaciones vecinales a sabiendas que, sin un mínimo de protección ambiental, sería imposible avanzar con su tratamiento.

Se trata de la prohibición del uso del cianuro y la protección del cauce del Río Chubut, del cual no podrá abastecerse este proyecto. A su vez, circunscribe a la actividad a la zona de la meseta: un área desértica lejos de la cordillera y de la costa atlántica, los dos polos donde la oposición a la minería es mayoritaria en la sociedad chubutense.

No obstante, los grupos ambientalistas aseguran que el uso del xantato como químico necesario para el proceso productivo es tan nocivo como el cianuro y subrayan que las condiciones de escasez de agua de la región, generarán situaciones preocupantes de estrés hídrico en el futuro, en un escenario agravante por el cambio climático.

Tema espinoso si los hay, la minería genera rechazos en gran parte del planeta y ha sido prohibida por numerosos países. Sin embargo, lo concreto es que resulta una actividad vital para el desarrollo de las energías renovables. Por lo que, para profundizar el sendero de la transición energética, el mundo se debe un debate profundo sin hipocresías que determine el mejor modo de hacer minería en vez de cerrar los ojos y contentarse con que la polémica actividad se desarrolla lejos de las grandes urbes cosmopolitas.