Inicio Internacionales El sector energético de EEUU no espera grandes cambios en la gestión...

El sector energético de EEUU no espera grandes cambios en la gestión Biden

El presidente electo contará con un Congreso que le presentará batalla y algunos analistas desestiman cambios radicales en materia energética.

“Estabilidad” parece ser el término que mejor describe a la figura de Joe Biden y son varios los analistas que entienden que será, a rasgos generales, una de las características que marcará la administración del demócrata y reciente presidente electo de los Estados Unidos. No sólo en cuanto al contraste que pueda generar su imagen con el histrionismo y la imprevisibilidad de Donald Trump, sino también respecto al afán de algunos de que sea el hombre que acelere la marcha hacia una transición energética acentuada.

“Va a ser muy difícil impulsar leyes, acciones impositivas y cambiar regulaciones en materia de industria petrolera. Casi nada de eso va a ser posible en los próximos dos años”, dijo Mark Jones, director del Baker Institute, en una conferencia online organizada por el IAPG y AmCham (Cámara de Comercio de EE.UU. en Argentina). 

La visión de Jones estriba no sólo en la visión política de Biden, sino, sobre todo, en el hecho de que la diferencia en la Cámara de los Representantes, “en el mejor de los casos de 5 0 6 bancas” con los republicanos, sumado un Senado con mayoría opositora, atará de manos a Biden. 

[ ¿Cómo impactaría en Vaca Muerta un triunfo de Biden? ]

En concreto, señaló que se espera la reincorporación de Estados Unidos al Acuerdo de París -”una muestra simbólica”, aclara- y la posibilidad de que Biden pueda obstaculizar el inicio de nuevas prácticas de fracking en tierras fiscales. Sin el poder del Congreso, Biden va a tener que trabajar en los márgenes”, agregó.

Por su parte, Annise Parker, ex alcaldesa de la ciudad de Houston, consideró que, si bien habrá mayores inversiones destinadas al desarrollo de energías limpias, “lo que se va a ver es estabilidad. No esperen grandes cambios en la administración de Biden”. 

Esta mirada equilibrada a la que parecería tender el ex vicepresidente es la que, en su momento, ha generado ciertas rispideces con el sector más progresista del Partido Demócrata que, con la certeza de que es una mejor opción que Trump, no deja de ver de reojo a Biden en cuanto a su compromiso con la agenda verde. 

[ A pesar de la vacuna, el precio del crudo seguiría muy por debajo de los niveles prepandemia ]

Además, Parker dijo que se espera que, a grandes rasgos, haya “una continuidad del fracking” y que en los grandes nombres de la industria no debería despertar demasiada preocupación la figura de Biden, como Shell y Exxon. El escenario es diferente en el caso de que las compañías medias, aclaró, como puede ser el caso de Pioneer Oil Company y Occidental Petroleum Corporation. 

Parker, además, se refirió al precio del petróleo y consideró que en el 2021 no habrá variaciones significativas en comparación con el Brent actual. 

También en un aspecto más global, ambos coincidieron en que hay ciertos hábitos o prácticas que se direccionan con cada vez más énfasis hacia las renovables. Más allá de los gobiernos, consideran, hay un usuario y un mercado que comienzan a dirigirse en esa dirección en materia de energía.