Inicio Internacionales El plan de Chile para convertirse en una potencia del hidrógeno verde...

El plan de Chile para convertirse en una potencia del hidrógeno verde en 2030

El ministro de Energía trasandino anticipó que en el transcurso de la década el país vecino será el productor más competitivo del planeta.
blank

Desde hace un tiempo que se hace cada vez más frecuente la asociación entre la producción de hidrógeno verde y Chile. Con el objetivo claro de descarbonizar su matriz energética –aún sumamente dependiente del carbón–, el país trasandino busca darle un cauce acentuado a las renovables, y el potencial solar con el que cuenta en el norte de su geografía le permite proyectar en grande y estimar dentro de diez años la producción de hidrógeno verde más barata del planeta.

Según un informe realizado en 2019, la IEA (Agencia Internacional de Energía) pronostica que Chile contará en un futuro con el costo estimado de producción de hidrógeno más bajo a nivel global. A este presagio, Juan Carlos Jobet, ministro de Energía de Chile, le puso una fecha y consideró que “deberíamos estar produciendo hidrógeno verde con el costo más bajo del mundo antes del 2030”.

Costo de la tecnología

Así lo sostuvo en la jornada Latam Future Energy y señaló que “el hidrógeno verde debería ser más competitivo en la segunda mitad de esta década”, lo que iría de la mano con un eventual aumento de la escalada de los electrolizadores –aquellos que realizan el proceso de separación de los componentes moleculares (oxígeno e hidrógeno)– y así esperar una mayor baja en los costos.

La baja en los costos de la tecnología ya es un hecho, sin embargo, varios actores de la industria energética confían en que esa tendencia se acrecentará en los próximos años, por lo que los números actuales no son el piso. Chile espera sacar a relucir su protagonismo en la materia, con la conciencia de que el mundo, como consecuencia del proceso de descarbonización que atraviesa, mirará con gran interés las virtudes del hidrógeno. En ese escenario es que Chile se ve como productor y exportador del mismo.

[ Del carbón a las renovables: el avance de Chile hacia una transición energética ]

El hidrógeno, como vector energético, es una alternativa más que interesante para la generación de energía a partir de renovables, ya que permite almacenar lo producido en un parque solar fotovoltaico, por ejemplo. De esta manera, con la presencia del hidrógeno y un eventual traslado a celdas de combustible o baterías, las energías limpias encuentran una solución al problema del almacenamiento.

El meollo de la cuestión pasa por los costos que hoy en día siguen representando estas tecnologías para la capacidad de las economías latinoamericanas. No obstante, estos siguen cayendo y la posibilidad de realizar inversiones en tecnología vinculada a renovables se hace cada vez más cercana en el tiempo para la región.

Almacenamiento

Jobet dijo que el gobierno de Chile está llevando adelante un incentivo a la instalación de almacenamiento, a partir de medidas económicas que beneficien a aquellas compañías de renovables que tengan capacidad de almacenamiento. Se trata de un proyecto de “remuneración de almacenamiento asociado a generación” que espera que pueda ponerse en práctica incluso antes de que finalice este año.

En la actualidad, según el ministro, Chile cuenta con una capacidad instalada de tecnología limpia de 25 GW. Una de las metas que el gobierno se propone a futuro es la de quitar la totalidad de las centrales a carbón para 2040, en el marco de un proceso de retiro acordado entre el gobierno y las gerencias de las centrales.

En el panel que siguió al diálogo con el funcionario chileno, estuvo presente Martín Mandarano, CEO de YPF Luz, sostuvo que uno de los mayores desafíos en materia de suministro eléctrico en el caso argentino es el desarrollo de la red de transmisión, que debe ir en sintonía con la instalación de capacidad en renovables. En un segundo plano, Mandarano subrayó el interés que hay en el desarrollo del hidrógeno.