Inicio Electricidad El parque fotovoltaico Cauchari comenzó a inyectar energía al sistema nacional

El parque fotovoltaico Cauchari comenzó a inyectar energía al sistema nacional

El complejo solar jujeño inició su generación energética a partir de tres parques solares fotovoltaicos. Cruces y controversia por el financiamiento de su obra.
Parque solar Cauchari
Parque solar fotovoltaico Cauchari.

A casi un año de su inauguración, el parque solar Cauchari inyectó en el sistema interconectado nacional los primeros 300 MW que tiene como capacidad el complejo de energía solar fotovoltaica ubicado en la provincia de Jujuy y cuenta con tres parques.

“Ya hay energía renovable y solar generada en Jujuy en todas las líneas del sistema interconectado en todo el territorio nacional”, dijo el gobernador Gerardo Morales, quien se hizo espacio en una agenda marcada por la crisis epidemiológica que vive la provincia jujeña para comunicar el ingreso de la generación de esta fuente renovable al sistema eléctrico nacional.

El complejo se vale de más de 1.180.000 paneles solares ubicados en la Puna jujeña a 4020 metros sobre el nivel del mar, fue construido por la compañía adjudicataria provincial JEMSE. Desde octubre del año pasado genera una gran expectativa en el sector ya que el Gobierno de Macri anunció que será fuente de electricidad para 160 mil hogares. 

Con financiamiento del banco chino Eximbank –mediante un bono de 210 millones de dólares–, el parque fue construido por las firmas Power China, Shanghai Electric y Talesun en sociedad con JEMSE. El Gobierno jujeño anunció que espera pagar el financiamiento con la renta que produzca el parque solar, lo que para algunos referentes del sector suena más a una expresión de deseo que a un plan de pagos factible.

El noroeste argentino posee uno de los cinco espacios con mayor radiación solar en todo el planeta, por lo que su potencial a nivel térmico y fotovoltaico presenta grandes aptitudes. Al margen de la naturaleza del complejo como fuente de energía limpia, algunas voces del oficialismo no miran con buenos ojos lo planteado por el programa RenovAr, que pretendía impulsar el desarrollo de las energías verdes en nuestro país.

Respecto al programa nacional en el que se enmarcó este proyecto en Jujuy, desde el Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo remarcan que RenovAr “no es otra cosa que una negoción privado de importación tecnológica extranjerizante realizado a costa de sacrificar miles de puestos de trabajo argentinos”. La financiación extranjera de este proyecto, en definitiva, implicó la provisión tecnológica (componentes y montajes electromecánicos) por parte de China para la construcción e instalación de los paneles.

Otro de los proyectos de energía solar fotovoltaica que hay en el país es el pionero Ullum (San Juan), primer parque fotovoltaico de Latinoamérica creado hace nueve años, que puede alcanzar una capacidad de 379 MW.

Según lo estimado por Cammesa, las fuentes renovables contaron con una capacidad instalada del 6,5% al finalizar el 2019, lo que representa un crecimiento anual del 74%. En cuanto a la demanda, un 6,1% de toda la red eléctrica se abasteció con generación renovable.