Inicio Ambiente El litio como parte de la transición energética

El litio como parte de la transición energética

En los inmensos salares del norte, se encuentra una de las mayores reservas de “oro blanco” del mundo, fundamental en el camino de la descarbonización de los fósiles, pero con un alto impacto ambiental. 
Salares en Argentina
Salares en Argentina

Nuestro país posee grandes reservas de litio, sobre todo en la zona norte del territorio. En la actualidad, por medio de ellas, Argentina exporta el material hacia los países altamente industrializados como China, quienes transforman y procesan el litio y le agregan valor para luego incorporarlo en baterías que terminamos comprando. 

“China es el principal importador de carbonato de litio y el principal exportador de baterías, por lo que el rol que tenemos los países de Sudamérica es proveer de materias primas para la industria energética de los países centrales”, dice Martina Gamba, Doctora en química e investigadora del Conicet, en el podcast “Transición Energética en Argentina. 

[¿Cuáles son las tecnologías con mayor potencial para almacenar energía?]

“Los yacimientos de litio del país cumplen un rol muy importante, pero de los países centrales. Las reservas literas argentinas convierten al país en uno de los principales exportadores mundiales. Pero ese litio no es procesado en el país, sino que el valor agregado se hace en países más dominantes, por ejemplo, en China. Esa confección de valor se utiliza sobre todo en vehículos, no sólo autos, sino también en motos, bicicletas, entre otros”, menciona Bruno Fornillo, Doctor en Ciencias Sociales y Geopolítica.

Al mismo tiempo, agrega que las poblaciones aledañas a los salares de litio no tienen injerencia, ni capacidad de participar en la gestión política y obtención de ganancias sobre el destino del litio de esos territorios. 

[Hidrógeno: el combustible del futuro que puede impulsar a las renovables]

¿Qué es el litio?

El litio es el metal más liviano de la tabla periódica y un elemento muy abundante en la naturaleza. Lo encontramos en nuestra sangre, en los mares, en los salares y en rocas pegmatitas, entre otros. 

Debido a sus particulares propiedades físico químicas se lo utiliza en una gran variedad de industrias, desde grasas lubricantes hasta reactores de fusión nuclear. En particular, en lo que tiene que ver con la transición energética, se lo vincula con el almacenamiento de energía en las baterías de ion-litio.

Gamba destaca por ser un material muy liviano, pequeño y con alto potencial de oxidación, lo cual permite desarrollar dispositivos livianos y con gran capacidad energética, es decir, ideal para el uso de almacenamiento de energía, por ejemplo, en batería para vehículos. 

¿Cómo funcionan las baterías de litio?

Las baterías de litio permiten convertir la energía química en eléctrica y viceversa. De esta forma, cuando necesitamos energía en el celular, se transforma la energía química interna de la batería en eléctrica. Cuando esta se agota y requiere recargarse con la electricidad de la red, se transforma en química dentro de esa batería y queda ahí almacenada hasta que volvamos a requerir de ella. 

Bateria de litio

Transición energética

Uno de los grandes desafíos de la transición energética es el reemplazo de fuentes fósiles por renovables. Estas fuentes -como por ejemplo el sol y el viento- se caracterizan por su intermitencia -no siempre se dispone de ellos-, lo que significa que su energía necesita ser almacenada para poder utilizarla cuando no disponemos de ellas. Por ejemplo, la energía solar podría almacenar su sobrante en baterías de ion-litio durante el día, de modo de poder aprovecharla durante la noche. 

[Smart grids, las redes del futuro que ya son furor en el mundo]

A su vez, la transición energética impulsa el reemplazo de combustibles contaminantes en vehículos, como la nafta, diésel y gas, por vehículos eléctricos que contengan baterías que permitan el abandono de fuentes altamente contaminantes y agotables. Aquí, el litio también tiene un rol crucial en la tracción eléctrica, siempre y cuando la electricidad provenga cada vez más de fuentes renovables.

Impacto ambiental

Los procesos extractivos de litio deben realizarse considerando una gestión ambiental acorde y una legislación de respaldo. Actualmente, estos procesos tienen una indudable repercusión en términos ambientales, ya que poseen un elevado consumo de agua debido a la técnica evaporítica, es decir el mecanismo que permite extraer el litio de la salmuera vía evaporación. 

Tal como explica la Doctora Gamba, la salmuera es una especie de lago subterráneo que está debajo de la costra salina. Debajo de ella se encuentra el agua concentrada, muy rica en minerales (litio, potasio, sodio, boro, etc.). El método de extracción consiste en bombear esa salmuera a grandes piletas –poco profundas, pero de una gran superficie–, dónde se va evaporando el agua y las sales comienzan a decantar en el fondo según su solubilidad.

De esta forma, se bombea el agua remanente y van precipitando distintas sales en diversas piscinas hasta obtener el carbonato de litio. En este momento, no hay ningún tipo de aprovechamiento de las sales residuales, sino que se acumulan como residuos.

Durante todo el proceso hay tasas de evaporación muy altas y un consumo de agua dulce del orden de 50 mil millones de litros de agua dulce anuales para purificar ese carbonato de litio y separarlo del resto de las sales en zonas extremadamente áridas. 

Por lo que, para la extracción de este elemento, es necesario exigir estudios de cuencas e impacto ambiental de todas las zonas del salar y aledañas, a fin de evitar mayores impactos.