Inicio Oil & Gas El ingreso de Shell al clúster de YPF y Equinor refuerza la...

El ingreso de Shell al clúster de YPF y Equinor refuerza la confianza en el offshore argentino

La petrolera angloholandesa firmó un preacuerdo de asociación en el bloque CAN 100 que fue leído como una señal de las expectativas de un descubrimiento.
El CEO de YPF, Sergio Affronti, la presidenta de Equinor Argentina, Nidia Álvarez y el presidente de Shell Argentina, Sean Rooney.

Mientras todas las miradas del sector energético apuntan a Vaca Muerta, el offshore argentino vuelve a dar signos de su gran potencial. Este jueves, YPF firmó un acuerdo preliminar para el ingreso de Shell como socio en el bloque CAN 100 ubicado en la Cuenca Norte del Mar Argentino entre Mar del Plata y Bahía Blanca.

El interés de este gigante con gran experiencia en la producción en aguas marítimas da indicios de la alta probabilidad de tener un descubrimiento relevante que modificaría el mapa de producción hidrocarburífera local.

Si bien YPF no reveló los resultados de los estudios de sísmica 3D efectuados en el área -el primer paso antes de avanzar en la exploración propiamente dicha- en el sector presumen que la compañía angloholandesa tuvo acceso a los mismos y quedó más que conforme.

[Guyana, el país que crece a un ritmo del 53% en plena pandemia gracias a su petróleo offshore]

Al mismo tiempo, la presencia de un jugador como Equinor en la asociación y el conocimiento de Shell de los bloques lindantes como CAN 107 y 109, refuerzan esta interpretación en la que coinciden la mayoría de los especialistas.

“Es una buena noticia que se vayan sumando majors en la exploración del off-shore. Se ve que el ingreso de Shell obedece a esas buenas expectativas y por otro lado a una mayor distribución de riesgos ante la incertidumbre del mercado petrolero internacional. Hay buenas señales de existencia de hidrocarburos, ya en 2019 Equinor e YPF iban a pasar a la etapa de perforación en esa área. Luego vino la pandemia y el derrumbe”, destacó a EOL el vicepresidente del Instituto Mosconi, Gerardo Rabinovich.

“Esto tiene un significado más importante dado que implica que la etapa de ‘estudio’ del bloque ha llegado a tal punto, que el resultado es la decisión de avanzar a una etapa de prospección in situ, “pinchando” la superficie de nuestra plataforma continental y realizando uno o quizás más pozos de exploración. Por otro, seguramente habiendo compartido datos y conclusiones, otra buena noticia es que que Shell decidiera ser parte del consorcio de inversión, lo que implica que comparte las conclusiones del equipo de exploración”, agregó el consultor energético Cristian Alonso, en el mismo sentido.

La Cuenca Argentina Norte es un área localizada frente a la costa bonaerense en aguas ultra profundas de entre 1.200 y 4.000 metros y contempla unos 14 bloques por 130.000 km2. Fue licitada a fines del 2018 y contó con la participación de los principales players del mercado. De hecho, la expectativa es que pueda tener algo de la sedimentación hallada en las cercanas costas brasileras que actualmente baten récords de producción.

Tras esta operación, que se encuentra sujeta a la aprobación de la autoridad regulatoria, Equinor (operador del área) e YPF se dividirán en partes iguales el 70% del bloque y Shell ingresará con el 30% restante.

[El plan de Brasil para potenciar el Presal y gasificar su matriz energética]

“Para YPF la firma de este acuerdo es un nuevo paso en el fortalecimiento y expansión de la relación con estas dos grandes compañías energéticas. Estamos muy entusiasmados de poder aportarle al país el conocimiento y la experiencia que Equinor y Shell tienen en el desarrollo de proyectos offshore en el mundo”, afirmó Sergio Affronti, CEO de YPF.

En tanto, desde Shell celebraron “esta nueva ocasión para trabajar junto a Equinor e YPF” y señalaron a este medio que ven una “oportunidad de compartir aprendizajes y progresos en el desarrollo de las actividades offshore juntos”.

Ahora, las compañías deberán analizar la sísmica con sus geólogos y determinar cuál es el mejor lugar para instalar una base en ultramar y empezar a perforar, paso que, según pudo averiguar EOL, se concretaría recién en 2022.