Inicio Actualidad Vuelve el grupo de ex secretarios de Energía y llama a rechazar...

Vuelve el grupo de ex secretarios de Energía y llama a rechazar la nueva ley de hidrocarburos

En un contexto de inestabilidad macroeconómica, dicen que la normativa no logrará atraer las inversiones necesarias para el desarrollo del Oil&Gas en Argentina, en las puertas de una transición energética que acelera su paso.
blank

“El proyecto no va a ser convocante de las ingentes inversiones privadas (nacionales e internacionales) que la Argentina necesita para desarrollar intensivamente sus recursos remanentes de petróleo y gas”, asegura el Grupo de ex secretarios de Energía, en referencia al proyecto de Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas, en un comunicado firmado por Jorge Lapeña, Emilio Apud y Daniel Montamat, entre otros exfuncionarios.

Entre los argumentos con los que llaman a rechazar el proyecto una vez que ingrese al Senado, sostienen que la normativa “deja amplios espacios de discrecionalidad y decisión para la autoridad de aplicación de la ley”. También, consideran que este nuevo régimen que buscará aprobar el oficialismo “no forma parte de una estrategia energética nacional acordada y consensuada por vía parlamentaria que defina una auténtica política de Estado para el sector energético”.

[ El Mosconi dice que la nueva ley llega “inmadura” al Congreso y sin la participación de todo el sector ]

Luego de la presentación de la misma por parte de Alberto Fernández, semanas atrás, Jorge Lapeña, presidente del Instituto Mosconi había dicho a EOL que la ley debería haber alcanzado acuerdos previamente para su aprobación, por lo que le llamó la atención que “entre los que han elaborado la propuesta no tenga lugar la política, es decir los sectores que tienen representación parlamentaria, tanto el oficialismo como la oposición”.

Son varias las voces que hoy dudan del consenso con el que la normativa llega al Congreso. Al rechazo cada vez numeroso de distintos referentes de la oposición y las diferencias que la ley genera dentro del mismo oficialismo, se suma el hecho de que los encontronazos entre Martínez y los gobernadores que integran la Ofephi han logrado que el proyecto ya llegase al recinto con un nivel de desgaste evidente.

[ Las tasas de descarbonización deberían triplicar las de 2019 para alinearse al Acuerdo de París ]

Entre otro de los puntos que remarca esta proclama, El Grupo de Ex secretarios de Energía señala que el proyecto “es extemporáneo e inoportuno por ignorar las condiciones previas de contexto internacional de transición energética, y las condiciones locales de inestabilidad macroeconómica e indefinición del rumbo productivo y energético”.

También en vínculo con la disonancia que entienden que la normativa tiene con el escenario de transición energética en el que se encuentra el planeta, señalan que el proyecto “compromete un régimen de estabilidad fiscal por el plazo de la promoción introduciendo modificaciones tributarias que podrían ir en contra de los compromisos e intereses internacionales de Argentina en la lucha contra el cambio climático. Por ejemplo, la fijación de una alícuota muy baja de impuesto a las emisiones de carbono”.

[ Moody’s prevé que las inversiones en Vaca Muerta estarán condicionadas por el limitado acceso al crédito ]

Según ellos, la problemática de que se establezcan precios de referencia, la libre disponibilidad del 50% de las divisas generadas por exportaciones y la garantía de ciertos volúmenes de exportación es que estas medidas se enmarcan “en forma discrecional” y junto con la fijación de desgravaciones impositivas “que se definen en base a parámetros sobre los cuales el Estado ha demostrado escasa capacidad de control y auditoría”.

Este Grupo de Ex secretarios de Energía se estableció como un colectivo de referencia en materia de energía que se mostró siempre en las antípodas de las gestiones kirchneristas. Supo reunir una gran capacidad de lobby años atrás y, con la llegada de Macri al poder, el grupo dejó de tener entidad y realizar declaraciones o comunicados respecto a la cuestión energética. Hoy, vuelve a ganar peso y busca mostrarse como insignia de la visión opositora.