Inicio Actualidad El Gobierno vuelve a postergar la segmentación y ya se habla de...

El Gobierno vuelve a postergar la segmentación y ya se habla de pasarla a 2023

El Ejecutivo confirmó que otorgará un mes más para que se inscriban los usuarios que no lo hicieron sin sufrir quitas de subsidios. El temor al impacto social en diciembre llena de dudas a la Rosada.

La novela de la segmentación tarifaria sumó un nuevo capítulo. Una vez más, el Gobierno decidió postergar su aplicación debido a la cantidad de usuarios de bajos ingresos que no se inscribieron al registro y que, por lo tanto, deberían sufrir una quita total de subsidios.

Según los cálculos oficiales, unos cinco millones de usuarios no se inscribieron, lo que incrementó notablemente el universo al que se le quitarían los subsidios del 10% a casi el 40% de la sociedad.

En un primer momento, eso fue leído positivamente por las autoridades oficiales dado que iba a generar un ahorro fiscal mucho mayor. No obstante, el temor al impacto que generará en la sociedad la llegada de las primeras tarifas con aumentos forzó a tomar un a pausa para repensar la medida.

De acuerdo a las estimaciones de Hacienda, casi la mitad de los que no se anotaron serían hogares de bajos ingresos. En consecuencia, se otorgará un mes más para que se inscriban y se intensificarán las políticas para salir a encontrar a estos usuarios.

[Subsidios y Presupuesto, subrayados en rojo en la agenda del FMI con Argentina]

“Todos deben inscribirse. Pero hemos dado con un alto porcentaje de personas que no se inscribían porque no tuvieron información, no tienen conectividad o simplemente por desconocimiento. Para esto todavía no tenemos una fecha de corte, tenemos la idea que antes de fin de año, todos estén ya inscriptos. Si tienen tarifa social, los hemos contemplados y, si bien les estamos pidiendo que se inscriban, en este primera etapa, aunque no estén inscriptos, se les va a conservar los subsidios”, afirmó la secretaria de Energía, Flavia Royón.

A priori, las primeras facturas con aumentos deberían empezar a llegar en noviembre, pero dentro de la coalición oficialista ya se está discutiendo una nueva prórroga hasta fin de año por temor a un diciembre caliente producto de esta política y en el marco de una inflación récord.

Lógicamente, el mercado toma con mucha preocupación esta señal que tranquilamente podría extenderse en el tiempo por la llegada de las elecciones y atentaría contra las metas fiscales del acuerdo con el FMI.

Lo único confirmado por Energía de cara al 2023 es que se sostendrá el criterio de Coeficiente de Variación Salarial para calcular las subas de los segmentos de medios y bajos ingresos, aunque no se confirmó si los porcentajes del CVS serán los mismos que este año cuando se decidió que a la franja media se le actualicen sus servicios en un 80% del CVS y a la franja más vulnerable en un 40%.