Inicio Oil & Gas El Gobierno prorrogó la concesión de Oldelval y allana el camino para...

El Gobierno prorrogó la concesión de Oldelval y allana el camino para un nuevo oleoducto

La empresa podrá usufructuar el caño que va a puerto Rosales hasta el 2037 y prepara una inversión de 900 millones de dólares para duplicar la capacidad.

Tras meses de discusión e innumerables promesas que no se concretaban, finalmente el Gobierno confirmó la prórroga de la concesión de Oldelval sobre el caño que transporta crudo desde Allen (Río Negro) a Puerto Rosales (Bahía Blanca).

Se trata de un paso fundamental para dar inicio a las demoradas ampliaciones del sistema de transporte de crudo que está llegando a un preocupante cuadro de saturación que pone un freno al desarrollo de Vaca Muerta.

Las petroleras venían pidiendo esta prórroga hasta 2037 desde hace varios años como requisito para realizar las cuantiosas inversiones que, de lo contrario, no tendrían tiempo para amortizar.

De concretarse las promesas de Oldelval, la firma desembolsaría 900 millones de dólares para construir un nuevo ducto y duplicar la capacidad de transporte a Puerto Rosales, lo que dispararía el potencial exportador de esta plataforma a un rango de 4.000 y 6.500 millones de dólares.

[Cómo son los proyectos de oleoductos que permitirían exportar hasta USD 9.000 millones]

Como explicó EOL, la obra consta de un tendido de un nuevo caño de 24 pulgadas de 455 km de largo, un cambio de traza de 70 km en Bahía Blanca y la repotenciación de estaciones de bombeo.

Se llevaría a cabo en dos etapas de 11 meses cada una, pero se iría construyendo en sub etapas que puedan ir habilitando capacidad de transporte excedente paulatinamente para no tener que esperar hasta el final de la obra para poder transportar más petróleo.

El gobernador de Neuquén celebró la noticia y afirmó que “la ampliación del oleoducto a Puerto Rosales (Bahía Blanca), la puesta en funcionamiento del Oleoducto Trasandino y la construcción del gasoducto Néstor Kirchner serán fundamentales para que no nos encontremos con cuellos de botella para poder exportar la producción hidrocarburífera, lo que permitirá no solo reducir el déficit de la balanza energética del país, sino el ingreso de divisas para el Banco Central”.

En tanto, la secretaria de Energía, Flavia Royón, abrió el primer día de actividades de la Conferencia latinoamericana de refinación y prometió dar “señales concretas en función de lo que el mundo inversor nos reclama: previsibilidad, reglas de juego claras y acceso a divisas”, como la notificada este martes.

“Estamos convencidos de que nuestro país está en condiciones de asumir una oportunidad importantísima en materia de hidrocarburos y de transición energética. Tenemos una agenda muy vasta para desarrollar, y lo haremos con todos para garantizar la sustentabilidad ambiental y social”, agregó.