Inicio Actualidad El Gobierno hace las paces con Edesur e inaugura una obra de...

El Gobierno hace las paces con Edesur e inaugura una obra de USD 10 millones

Una inauguración en Zona Sur reunió a las autoridades de la distribuidora eléctrica con Martínez y ahora las diferencias parecen saldadas.
Darío Martínez y los directivos de Edesur durante la inauguración.

Será que fin de año hace bajar un poco la guardia o predispone a evitar el desencuentro después de un año tan particular como agotador, dirán algunos. Una escena de ese tinte es la que dejó el reciente acto de ampliación y repotenciación de la Subestación Glew, que generará mejoras en el suministro eléctrico para más de 60 mil usuarios del sur del conurbano.

Después de meses con varios episodios ásperos, el anuncio encontró a Nicola Melchiotti, country manager de la licenciataria Enel en Argentina, y Darío Martínez, secretario de Energía.

Con el corto de cinta en conjunto, el Gobierno parece haber puesto paños fríos en su vínculo con Edesur, luego de que cruzaran críticas de un lado a otro. Acusaciones de desinversión, de una parte; reclamo por pérdidas millonarias, del otro lado del mostrador que también incluyeron amenazas de estatización.

Finalmente, una obra que alcanzará a cerca de 200 mil personas de Almirante Brown, Presidente Perón, Esteban Echeverría y San Vicente logró la tregua entre ambos.

[ Edesur perdió $3.500 millones en lo que va del año y habla de una “situación crítica” ]

“Vieron que nuestro plan es consistente, que las inversiones están y que la mejora es un camino por recorrer juntos”, dijeron a EOL fuentes allegadas a Edesur. De esta manera, la distribuidora eléctrica quiere dar señales nítidas de que está invirtiendo para la mejora de un servicio que no suele caracterizarse por el agrado del usuario promedio.

Edesur sigue con su plan de mejoras que este año implicó la inversión de unos 80 millones de dólares, que se suman a los más de 700 millones de dólares aportados desde 2016 para continuar elevando la calidad del servicio a los 2,5 millones de clientes.

Apenas un mes atrás, Edesur comunicaba un documento en el que argüía que, entre enero y septiembre de 2020, las pérdidas registradas se elevaron a $3.509 millones. El congelamiento tarifario y la imposibilidad de cortar el servicio decretada por Alberto Fernández a partir de la llegada del COVID-19 fueron los fundamentos principales a partir de los cuales Edesur diagnosticó la gravedad de su situación económica.

Ante esa crítica, el Gobierno daba a entender que, durante el ajuste tarifario realizado por el gobierno de Macri, la licenciataria había alcanzado ganancias por casi USD 15 millones, a partir de lo cual relativizó lo descripto por Edesur.     

Allí, Martínez señaló que, desde la secretaría de Energía, trabajarán en pos de que “estas inversiones sen una constante, porque esa inversión también tiene que ver con la confianza. Para eso debemos generar reglas para que la industria invierta y genere puestos de trabajo”.

La obra en sí implicó una inversión de USD 10 millones, con la que se instalaron dos nuevos transformadores de 80 MVA, nuevos tableros con 32 celdas, la puesta en servicio de dos nuevos bancos de capacitores para completar un total de cuatro y la suma de diez alimentadores de 13.2 kV. Además de la duplicación de la potencia, los trabajos se completaron con el tendido de 45 nuevos kilómetros de red de media tensión.