Inicio Actualidad El Gobierno aseguró que las obras del gasoducto Vaca Muerta empezarán en...

El Gobierno aseguró que las obras del gasoducto Vaca Muerta empezarán en agosto

Lo afirmó Darío Martínez en un acto de lanzamiento desde Loma Campana al que acudió Alberto Fernández y toda la industria petrolera.

El Gobierno celebró un curioso acto desde Vaca Muerta. Lanzó oficialmente el tan prometido gasoducto Néstor Kirchner, a pesar de que la obra ya había sido anunciada en repetidas oportunidades y que todavía faltan varios meses para que empiece su construcción.

De hecho, lo más relevante del encuentro fue que el secretario Darío Martínez finalmente le puso fecha al inicio de las tareas. “Queremos para las primeras semanas de mayo licitar la obra, en junio adjudicar y en agosto estar comenzando la obra tal cual lo ha planificado Ieasa que viene haciendo perfectamente ese trabajo”, subrayó.

Más tarde, el presidente Alberto Fernández afirmó en rueda de prensa que quiere “que se empiecen las obras en julio de este año y que los adjudicatarios lo hagan rápido. Que no se demoren porque tenemos una gran oportunidad como país en un mundo que demanda energía, no queremos perder más tiempo”.

Como explicó EOL, hasta ahora los únicos avances fueron la publicación del DNU que creó el fideicomiso mediante el cual se financiará la obra y el llamado a licitación de los caños, donde el Grupo Techint fue el único oferente. Ahora, la confirmación de Techint como el responsable de los tubos se daría en cuestión de días y, como dijo Martínez, la obra civil se licitará el mes próximo.

[Rocca, a un paso de quedarse con la obra del gasoducto Vaca Muerta]

Es por eso que llamó la atención el multitudinario acto que contó con la presencia de representantes de toda la industria petrolera, gobernadores y hasta el mismísimo presidente Alberto Fernández. Inclusive, el ministro Martín Guzmán que se encuentra en Washington por las reuniones de primavera del FMI, quiso participar de todos modos al grabar un video en que el caracterizó a la obra como “el proyecto de infraestructura más importante para la Argentina para los tiempos que se vienen”.

Como es sabido, se trata de un gasoducto de vital relevancia para el desarrollo de Vaca Muerta dado que los actuales caños se encuentran saturados y le ponen un límite a la expansión del gas no convencional. Tal es así, que el proyecto se viene anunciando una y otra vez desde mediados de la administración Macri.

En esta etapa de precios energéticos récord, su importancia se agudiza aún más y, según los cálculos de la secretaría de Energía, con estos valores podría sustituir divisas por 3.400 millones de dólares en su primera etapa y por más de 6.000 millones en la segunda. Es por eso que adquirió tamaña prioridad para el Gobierno, que busca a toda costa inaugurarlo en el invierno del 2023 para no tener que volver a sufrir una disparada del déficit comercial energético como se verá este año.

La intención es que, a partir de este nuevo caño y las obras complementarias en todo el sistema de transporte de gas natural, se pueda reemplazar completamente el gas boliviano, se sustituya totalmente el uso de combustibles para generación eléctrica, se abastezca todo el NEA, se puedan aumentar los suministros para el polo petroquímico Bahía Blanca y así poder acelerar los proyectos de plantas de fertilizantes; y se viabilice la exportación de gas a Chile y Brasil.

[El gasoducto Vaca Muerta ya tiene su marco legal y se acerca el llamado a licitación]

Paralelamente, ya entró en discusión la ampliación del transporte de oleoductos. Al igual que sucedió con el gas natural, la reacción oficial llegó tarde y este año ya empezaron a registrarse cuellos de botella que están siendo solucionados con pequeñas obras. Sin embargo, para atender las necesidades futuras y ampliar el potencial del shale oil de Vaca Muerta, también se requerirá de un nuevo caño que corra paralelo al actual de Oldelval hasta Bahía Blanca.

“Voy a ser el primero en defender y trabajar para que el actual Gobierno pueda llegar a un acuerdo con Oldelval para que se construya”, manifestó en ese sentido el gobernador neuquino Omar Gutiérrez.

“No podemos esperar a que finalice esa concesión en 2028 porque podemos tener estrés de transporte de petróleo el año que viene”, advirtió y agregó que el oleoducto debería tener una capacidad adicional de 220 mil barriles diarios.