Inicio Bioenergías El Gobierno analiza prorrogar la ley de biocombustibles hasta 2024

El Gobierno analiza prorrogar la ley de biocombustibles hasta 2024

La decisión podría anunciarse en los próximos días. Es una forma de mediar entre las aspiraciones del sector de elevar los cortes y la resistencia de las petroleras.
blank

Por estas horas, la prórroga de la ley de los biocombustibles va tomando fuerza y aparece como la opción más factible para traer algo de tranquilidad a uno de los sectores más golpeados por la pandemia. “Se está evaluando”, reconocieron desde el Ejecutivo a EOL, mientras que en la industria son más optimistas y aseguran que la decisión es “inminente”.

Se trata de una alternativa que a principios de año no hubiera contentado a casi ningún productor, pero que ante la amenaza del vencimiento de la normativa en mayo del 2021 ahora es ampliamente respaldada.

Antes de la propagación del coronavirus, los empresarios y los gobernadores de las provincias productoras consensuaron un nuevo proyecto de ley que extendía los beneficios impositivos por otros 15 años y aumentaba los cortes en las naftas del 10% al 15% en el caso del biodiesel y del 15% al 27,5% en el bioetanol.

Lógicamente, la iniciativa era resistida por las petroleras que se vieron fortalecidas por la caída de la demanda de naftas producto de la cuarentena y no solamente lograron cajonear el proyecto, sino que también pudieron incumplir con los cortes actuales.

“En el contexto actual, pensar en una nueva ley es inviable. Si no podemos lograr recomposición de precios con el 10% de corte, no tiene sentido plantear subirlo”, subrayó a este medio el referente de la Liga Bioenergética y Presidente de la Cámara Santafecina de Energías Renovables, Juan Facciano.

Este escenario fue reforzado por las palabras del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que en el informe de gestión presentado al Senado, expresó que “no existe aval técnico de las automotrices para funcionar con una participación del biodiesel mayor al 10%” y que, por lo tanto, la posibilidad de incrementarlo “no es posible en este contexto”.

“El gobierno se ve condicionado. No tiene mucha lógica esa resistencia, tomando en cuenta que en distintas partes del mundo se están produciendo prohibiciones en el uso de la nafta y aumentos en los cortes de biocombustibles. Como dice el ingeniero Alberto Garibaldo, los biocombustibles son malos porque no los producen ellos”, manifestó el director ejecutivo de la Asociación Argentina del Biocombustible e Hidrógeno, Claudio Molina.

“El planteo del Jefe de Gabinete no tiene ningún sustento técnico ni económico. Ahora no están cumpliendo la ley actual, por lo tanto, una prórroga lo único que va a hacer es mantener el status quo”, agregó en esa línea la ex secretaria de Transportes de Santa Fe, Verónica Geese.

Más allá de la veracidad de las palabras de Cafiero, sus dichos reflejan la debilidad de la industria del biocombustible en este marco. Sin embargo, se trata de un sector que apoyó mayoritariamente al gobierno en la última campaña presidencial y, por lo tanto, en el oficialismo saben que no pueden hacer oídos sordos a todos los cuestionamientos.

En ese sentido es que la asunción de Darío Martínez en la secretaría de Energía aceleró los pasos hacia la prórroga de la ley, que según la reglamentación actual, puede extenderse hasta diciembre del 2024 simplemente con un decreto.

El editorial del último domingo en el diario El Litoral de la Senadora Nacional por la provincia de Santa Fe, María de los Ángeles Sacnun, fue interpretado por el sector como un aval de Cristina Kirchner. “Hablamos de un importantísimo sector de la economía nacional que no debe dejar de atenderse e impulsarse, ya que su funcionamiento contribuye a la complementación de la matriz energética con un combustible renovable, menos contaminante y de producción nacional”, destacó la legisladora perteneciente a La Cámpora.