Inicio Ambiente El caso Recoleta: qué medidas deberían tomarse para evitar accidentes con la...

El caso Recoleta: qué medidas deberían tomarse para evitar accidentes con la electromovilidad

El incendio provocado por el sobrecalentamiento de una batería de un monopatín en el que murieron cinco personas, expuso los riesgos de algunos dispositivos eléctricos. Las propuestas de la industria para ganar en seguridad.
Telam.

Las cifras de accidentes causados por desperfectos eléctricos en Argentina son alarmantes. Según datos de CADIEEL, el 14% de las muertes anuales suceden por accidentes relacionados al uso de la electricidady el 40% de los incendios se generan por problemas eléctricos.

En medio de una transición energética que tiene como uno de sus pilares a la electrificación de los medios de transporte, el caso del incendio de Recoleta no pasa desapercibido y muestra la urgencia de una regulación que otorgue seguridad a la masificación de estos dispositivos que empiezan a inundar las ciudades de todo el país.

De acuerdo al peritaje, la tragedia en la que murieron cinco personas se originó por el sobrecalentamiento de una batería de litio de un monopatín, una nueva industria en la que todavía no hay mecanismos aceitados de normas de regulación y control.

[Al interior de un taller de bicicletas eléctricas: los desafíos de hoy de la movilidad del futuro]

“El litio es un material que tiene la capacidad de acumular mucha energía. Si esa energía no se controla, se sobrecalienta y explota o genera fuego. Son sensibles a la temperatura o a la tensión eléctrica. Si el chip que regula esa carga falla, la carga se va de nivel y puede causar una explosión como pasó en este caso”, explicó a EOL el presidente de CADIEEL, José Tamborenea.

El gran problema es que, al ser un mercado novedoso para la gran mayoría de la población, es difícil identificar marcas confiables ante la gran diversidad que provee el comercio electrónico. A raíz de ello, la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas, está impulsando junto al INTI la creación de un Centro Nacional de Baterías de Litio para constituir el primer laboratorio capaz de ensayar baterías de litio de Argentina.

[¿Qué posibilidades tiene la industria del litio para ser más sustentable?]

“Permanentemente vemos equipos que tienen fallas, baja calidad y que no pasaron por ningún control que evalúe la construcción de la batería ni su correcto funcionamiento. Esto suele estar motivado por la presión sobre los costos y la ausencia de normas. Desde CADIEEL, ADIMRA y el INTI estamos trabajando en la formulación de normas que regulen y controlen las baterías que llegan a los consumidores finales”, agregó, en ese sentido, el presidente de la Comisión de Electrónica de CADIEEL y presidente de CETEM, Guillermo Freund.

La idea es poder generar un reglamento técnico en este Centro Tecnológico para la homologación de estas baterías y certificar los modelos que se comercializan dentro del país a través de un test de calidad eléctrica.

“Estamos hablando de una inversión importante que puede girar alrededor de los dos o tres millones de dólares. Por lo tanto, debe haber un mercado que justifique esa inversión. Hemos presentado un plan al Ministerio de Producción y creemos que puede servir incluso como laboratorio para toda la región”, sostiene Tamborenea.

[Las 4 estrategias de Toyota para encarar el desafío de la movilidad sustentable]

Sin embargo, los accidentes eléctricos no se circunscriben exclusivamente a explosiones de baterías de litio. De hecho, la mayoría corresponden a problemas en la instalación. Es por ello que, desde la industria, también se está pidiendo por una Ley de Seguridad Eléctrica que obligue a certificar estas instalaciones.

“El óptimo sería exigirle a la energía eléctrica lo mismo que se pide para una instalación de gas, donde se necesita un gasista matriculado. En la construcción muchas veces se usan materiales fuera de la norma o que no se instalan correctamente. Y en la calle se ven permanentemente vendedores ambulantes que ofrecen toma corrientes fuera de norma y cables que no cumplen con las normas Iram”, dice el titular de CADIEEL.

Lo concreto es que, más allá de las normas y controles que empiece a implementar el Estado y la industria, todos los hogares deberían contar con un extinguidor ABC que está en condiciones de apagar cualquier fuego provocado por un incidente eléctrico o por la explosión de una batería.