Inicio Eólica El Banco Mundial extiende un crédito de USD 170 millones para renovables...

El Banco Mundial extiende un crédito de USD 170 millones para renovables en regiones rurales

Darío Martínez confirmó la prórroga del préstamo hasta junio del 2022. Como apenas se había ejecutado un 15% desde el 2015, se espera un importante ingreso de divisas.

En línea con las renegociaciones de deuda con acreedores privados, el FMI y organismos multilaterales, el Gobierno acordó prorrogar el vencimiento de un crédito energético del Banco Mundial hasta junio del 2022. Pero la gran diferencia es que, como el programa estaba ejecutado en apenas un 15% desde 2015, ingresará una importante cantidad de divisas que provocará un gran alivio en el Palacio de Hacienda.

Se trata de la línea PERMER II, que permitirá destinar al desarrollo de energías renovables en el ámbito rural un monto total de 170 millones de dólares. “El PERMER es un programa muy importante, que nos va a permitir llegar a miles de argentinos y argentinas de todas las regiones rurales más vulnerables que tienen problemas de acceso a la red de energía”, señaló Darío Martínez, secretario de Energía de la Nación, quien celebró el buen puerto al que llegaron las gestiones con el Banco Mundial para renovar el préstamo.

A esto agregó que los tiempos pandemia hicieron más notoria la necesidad de que el Estado de llegue a ciertos sectores o comunidades rurales que no cuentan con un suministro eléctrico por red.

[ Eólica de baja potencia, una alternativa para llevar electricidad a comunidades rurales ]

Según lo que especificó el área de Energía, dos de los objetivos de esta iniciativa son el de consolidar la mesa federal del PERMER y avanzar con la erradicación de la pobreza energética nacional.

Además, señalaron que la nueva etapa del programa “haría foco en el acceso al agua y en las economías productivas regionales; y fortalecer la articulación con los Ministerios de Educación (escuelas), de Salud (CAPS), de Agricultura, Ganadería y Pesca (usos productivos) y de Ambiente y Desarrollo Sostenible (parques nacionales)”.

Como explicó EOL, las regiones rurales emergen como un mercado ideal para la instalación de energías renovables, ya que en este ámbito resultan mucho más competitivas que los generadores diesel, sin mencionar la diferencia en su impacto ambiental. En ese sentido es que la organización 500 RPM encontró en la aerogeneración de baja potencia una opción factible para proveer de energía eléctrica a comunidades aisladas a partir de un dispositivo que se caracteriza por su simpleza en la fabricación y difusión.

En el caso del PERMER II, a través de la instalación de paneles solares fotovoltaicos, la acción busca llegar a hogares, escuelas, postas sanitarias y Centros de Atención Primaria de la Salud que hoy no cuentan con acceso al sistema interconectado. También, el programa apunta a conectar a poblaciones regionales, por medio de mini y micro redes de generación fotovoltaicas, eólicas e hidráulicas.

[ Los residuos del futuro: ¿Qué pasará con los paneles solares? ]

El avance en la accesibilidad de distintas alternativas de energía limpia permite entenderlas como una opción viable para proveer de electricidad a una gran cantidad de pobladores ubicados lejos de los centros de consumo del país. Esto, a su vez, no deja de dar cuenta de una problemática que persiste desde hace años y que tiene que ver con la falta de una infraestructura vasta que permita trazar una red de transporte en la que no queden excluidos.

“El contrato del PERMER II se firmó en octubre de 2015 con vencimiento el último día octubre de 2020, aunque tuvo un alto nivel de subejecución entre 2016 y 2019, ya que durante ese período se utilizó sólo el 15 por ciento de los recursos destinados para el desarrollo energético rural”, sostuvieron desde la secretaría.