Inicio Actualidad ¿Se viene un segundo aumento de naftas la próxima semana?

¿Se viene un segundo aumento de naftas la próxima semana?

A mitad de mes, se actualizará el Impuesto a los Combustibles Líquidos y se sumaría un elemento más para un nuevo ajuste en el surtidor.

Como si fuera una pelota playera que se pierde en un médano, se pierde de vista y rueda hacia abajo sin parar. Pero al revés. Esa es la situación que atraviesa el precio de la nafta desde mediados del año pasado cuando, asfixiado por una demanda en baja histórica a causa de la pandemia, comenzó a intentar recuperar terreno, religiosamente, en forma mensual.

Cuan atrasado continúa el valor de la nafta podrá ser materia opinable; lo que es un dato liso y llano es que, desde agosto a la fecha, la gente ha visto que llenar el tanque de su auto implica cada vez más dinero, y son varios los indicadores que dan la pauta de que este incremento se dará de manera sostenida por lo menos hasta mayo.

A la suba del 2,9% del martes pasado, a raíz del aumento autorizado por el Gobierno para el biodiesel y el bioetanol, se suma la actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) que tendrá efecto a partir del 15 de enero y que seguramente se terminará reflejando en el surtidor, del mismo modo que lo ha hecho en diciembre con una suba promedio del 4,5%.

A su vez, como explicó EOL, el visto bueno de la Secretaría de Energía para el aumento del valor de los biocombustibles se extenderá hasta mayo incluido, por lo que el biodiesel incrementará en un 56% y el bioetanol en un 91% de acá a dicho mes de forma escalonada.

[El impacto de los biocombustibles no se hizo esperar y las naftas suben un 2,9%]

Y, una vez más, esto con seguridad repercutirá en el bolsillo del consumidor durante los primeros cincos meses en un porcentaje no menor a los 3 puntos mensuales.

La actualización de este tributo que deberán afrontar las petroleras aprieta más la soga y hace sus costos de producción sean cada vez más elevados, por lo que, sostienen fuentes del sector, no encuentran alternativa más que la de aumentar el precio al consumidor. Precio que, insisten, continúa atrasado luego de varios meses de congelamiento.

Siempre, la inflación

Consciente de que en una actualidad de recesión y en medio de un esfuerzo sostenido en materia de salud pública, el Gobierno necesita generar ingresos del modo que sea. Sin embargo, al mismo tiempo, un aumento en las naftas sostenido en el tiempo repercutiría en el índice inflacionario, uno de los principales inconvenientes que afronta que desde agosto no desciende del 2% de variación intermensual.

Aunque aún no se conoce el IPC de diciembre, cuesta observar indicios para que el INDEC arroje una cifra muy por debajo del 3,2% registrado en noviembre.

[Biocombustibles: el Gobierno sorprende con aumentos de hasta el 90% y da un espaldarazo al sector]

La actualización del ICL de diciembre representó poco más del 1% del aumento de la nafta, no obstante, las petroleras incrementaron el precio en un 4,5%, con el argumento del atraso acumulado de meses.  

Por si fuera poco, a eso se le suma un complejo escenario internacional donde los precios del Brent no paran de subir producto del nuevo acuerdo de recortes al bombeo de la OPEP, situación que rápidamente reclamarán las petroleras locales para alinearse a esos valores.