Inicio Generación distribuida Cuál es el potencial de generación distribuida de la Provincia de Buenos...

Cuál es el potencial de generación distribuida de la Provincia de Buenos Aires con su nueva ley

El Gobierno de Axel Kicillof reglamentó una nueva normativa que acerca la posibilidad de evitar el gasto eléctrico con energía renovable.

Desde hace unos días, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires anunció que por fin se reglamentó la Ley de Generación Distribuida. En otras palabras, que la provincia con mayor número de usuarios eléctricos podrá utilizar celdas solares o generadores eólicos para producir su propia energía, incluso venderla a la red eléctrica. Sin embargo, para algunos expertos, aún hay camino por recorrer.

El gobierno provincial anunció hace dos días que la antes solo adhesión general a la Ley Nacional 27.424 de Generación Distribuida. Que, para dar un poco de contexto, esta ley refiere a la posibilidad de que “vecinos y vecinas que instalen paneles solares puedan inyectar energía a la red eléctrica”.

O sea que no necesariamente se tendrá que pagar mes a mes la cuenta de luz, incluso, muchas veces la boleta podría llegar con saldo positivo. Antes de esto, dentro de la Provincia, solo Gran Buenos Aires podía hacerlo. Pero el 40% de los usuarios eléctricos del país no solo se distribuyen alrededor de la capital nacional.

La posibilidad de generar e inyectar energía en forma particular no solo genera ahorros en las facturas del servicio eléctrico, sino también permite un uso más eficiente de la energía, y promueve hábitos de cuidado ambiental imprescindibles para el futuro.

La reglamentación de la ley designa Autoridad de Aplicación al Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos, y prevé la creación del Registro de Usuarios-Generadores de Energía Renovable de la Provincia de Buenos Aires (Ruger). Los usuarios generadores (UG) podrán ser inscritos por las distribuidoras provinciales y municipales de energía eléctrica en el ámbito del Organismo de Control de Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (Oceba).

En el texto, se destacó además que podrán inyectar el excedente a la red eléctrica, recibiendo una remuneración por ello, y se remarcó que “para promover esta actividad, la provincia de Buenos Aires incorpora dos exenciones impositivas por 12 años: el impuesto a los Ingresos Brutos por la inyección de los excedentes de energía renovable a la red de distribución, y el impuesto de Sellos a los contratos que suscriban los usuarios con las empresas distribuidoras”.

Con esta reglamentación, en principio, las distribuidoras EDEA, EDEN, EDES, OCEBA y EDELAP podrán implementar este sistema. Y esta noticia llega en un momento crucial, ya que, desde el año pasado, el costo de las tarifas solo ha crecido. Y son 2,5 millones de usuarios que tendrán que gastar cada vez más por el consumo eléctrico.

La segunda provincia con más generación distribuida

Aun con la falta de reglamentación, la Provincia de Buenos Aires es la segunda provincia con más generación distribuida del país. Resulta que, de las distribuidoras eléctricas, solo EDENOR, EDESUR y ENRE estaban autorizadas por la Ley Nacional para implementar este servicio y convertir a los simples usuarios en “usuario-generadores”. Estas empresas trabajan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, pero se rigen por las leyes de la capital.

Después de Córdoba, la provincia de Buenos Aires es la mayor productora de energía distribuida en el país (21%). Sin embargo, son muy pocas las personas que son usuarios-generadores (UG). En el país hay 1072, y en trámite para convertirse en UG hay otros 471. En términos de capacidad instalada, esto se traduce en casi 30.000 KW. Una potencia que equivale al consumo de 15 personas en un año.

Según se anuncia, esta ley puede promover un aceleramiento de la conversión de personas a usuarios-generadores. “Córdoba es una de las provincias que más usuarios generadores tiene especialmente por los costos de la energía que son bastante más altas que EDENOR o EDESUR”, explica en diálogo con EOL, Evelin Goldstein, coordinadora de la Confederación General de Inversiones y que está dentro del Programa de Generación Distribuida. Esta es una dirección hacia la que se dirige Buenos Aires. Tan solo en junio pasado, hubo un incremento de las tarifas eléctricas en un 14%. Sin embargo, todavía falta mucho.

Para Goldstein, la reglamentación que se publicó el miércoles pasado es insuficiente. “Lo que se emitió el miércoles es una parte de la reglamentación que requiere la provincia. No obstante, yo leí esta reglamentación y pienso que todavía falta muchísimo para reglamentar y realmente poner en operatividad la Generación Distribuida en la provincia de Buenos Aires”, opina. “No vi, por ejemplo, que un usuario en la costa pueda conectarse porque hay un montón de cuestiones que son de tipo administrativas que no están dichas. No se sabe cuál va a ser la plataforma para habilitar el sistema, no se sabe si hay diferentes estándares, qué credenciales se necesitan. Falta definir muchísimas cuestiones aún”, agrega. Aun así, explica que esta reglamentación es un gran paso, ya que esta provincia es una de las que concentra mayor número de usuarios.