Inicio Internacionales Crecen las versiones de un paro de camioneros en Brasil, tras el...

Crecen las versiones de un paro de camioneros en Brasil, tras el aumento de Petrobras

Al ajuste en los combustibles realizado a fines del 2020 se suma una nueva actualización que aún no llega al surtidor. Los gremios amenazan con repetir el parate del 2018 que provocó un fuerte desabastecimiento.

Ante la escalada del valor del Brent en los últimos días, Petrobras Brasil anunció que aumenta el precio de la gasolina en refinerías en un 8% y, aunque aún no hay certezas sobre cómo se trasladará este incremento al surtidor, el sector del transporte ya ejerce presión para no tener que absorber el ajuste.

La compañía brasilera sostiene que la suba responde a la suba del valor internacional del crudo y a la depreciación del real respecto al dólar. De este modo, a partir de este martes, el litro de combustible cuesta R$0,15 más caro y llega a R$1,98. Por el momento, desde la empresa estatal señalan que se mantendrá en el precio vigente.

Se trata del primer aumento del año, sin embargo, no del único en el último tiempo. Apenas días atrás, más precisamente el 29 de diciembre, la petrolera realizó un ajuste del 4% en el diésel y del 5% en la nafta. No obstante, esgrime que durante este lapso de tiempo el real se depreció un 1,5% frente al dólar y el Brent escaló un 7,5%, referencia que sigue al pie de la letra la economía brasilera bajo el mando del ultraliberal Paulo Guedes.

[ El CEO de Petrobras cuestionó el giro a renovables: “es una moda” ]

Este nuevo ajuste se da en medio del cuestionamiento de los competidores de Petrobras, la cual había fijado precios por debajo de la paridad internacional. Según un reporte de Global Petrol Prices, el precio promedio al consumidor de combustible en Brasil se ubicó en el puesto 52º de los más accesibles entre los 165 encuestados, un 21,6% por debajo del promedio de USD 1,05 por litro.

El traslado al consumidor final depende de otros factores, como el margen de distribución y reventa, los impuestos y la adición obligatoria de etanol anhidro y biodiesel.

Contraste

En muchas ocasiones, lo frenético de la coyuntura argentina nos lleva a naturalizar ciertos fenómenos, así como a veces omitir lo que sucede en países vecinos. Uno de esos fenómenos es el de la inflación. Años de lucha contra un sistemático aumento generalizado de precios nos puede llevar a pensar que así ocurre en todo el continente, cuando no es así.

En Brasil, la inflación no es ningún dolor de cabeza, por lo que un incremento del 8% en el combustible ya es capaz de llamar la atención de la sociedad y generar medidas de fuerza en distintos sectores, como ha ocurrido años atrás. En Argentina, desde agosto hasta la fecha, el precio de las naftas registró un alza todos los meses y acumula un ajuste del 28% desde dicho mes.

[ Lula cuestionó la privatización de Petrobras: “la soberanía nacional está en peligro” ]

El mayor temor del Gobierno de Jair Bolsonaro es que se repita el escenario de mayo de 2018, cuando los camioneros recurrieron a un paro en protesta por el aumento del precio del diésel, que llevó a largos días de desabastecimiento tanto de combustibles como de alimentos. En un contexto como el actual, atravesado por la pandemia y en lo que parece ser las puertas de la segunda ola de Coronavirus en Sudamérica, sería encender un fósforo muy cerca de un bidón de nafta.

Sin embargo, para el analista político brasileño, Marco Bastos, “la pandemia funciona como un incentivo más para que los camioneros organicen un paro”, sobretodo en un gremio muy desarticulado que no tiene liderazgos hegemónicos. “Hay grupos que están descontentos con el gobierno y otros que no. Pero el paro del 2018 no lo organizó el gremio, se hizo por las redes y grupos de Whatsapp”, advierte.