Inicio Actualidad Cómo será la gira de Alberto y Massa por EEUU en búsqueda...

Cómo será la gira de Alberto y Massa por EEUU en búsqueda de inversiones para Vaca Muerta

Lo confirmó el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello. Será a mediados de septiembre, con Vaca Muerta y la exportación de GNL en la mira.

Ya es oficial, aunque todavía no están los detalles. En septiembre el presidente Alberto Fernández visitará dos veces los Estados Unidos y la energía estará entre las prioridades.

El embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello confirmó este jueves que a mediados del mes próximo tendrá lugar el encuentro bilateral entre el presidente Joe Biden y su par argentino, y el 20 de septiembre Fernández participará de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York.

Como parte de esa visita al país del norte Alberto Fernández y su comitiva viajarán hasta Houston (Texas) donde mantendrán “encuentros con compañías que ya invierten en Vaca Muerta y otras que no”, señaló Argüello.

[“Hay un claro apoyo de los Estados Unidos para desarrollar Vaca Muerta”]

Fue durante su conversación con el embajador de Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley, en el marco de la 19° edición de Council of the Americas, que tuvo lugar el jueves 18 en el Hotel Alvear.

Antes de eso, irá preparando el terreno el ministro de Economía, Sergio Massa, que a principios de septiembre viajará a Washington para entrevistarse en su primera misión a exterior como titular del Palacio de Hacienda, con la titular del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, y con funcionarios del Tesoro y de la Casa Blanca.

Imán de inversiones

Además, hacia fin de mes los 10 gobernadores del Norte Grande irán a Estados Unidos en busca de inversiones y oportunidades de exportación. “Vamos a convertir a la embajada en una ronda de negocios”, graficó Jorge Argüello.

Viajarán Osvaldo Jaldo (Tucumán), Gustavo Sáenz (Salta), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Jorge Capitanich (Chaco), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Gildo Insfrán (Formosa), Raúl Jalil (Catamarca), Ricardo Quintela (La Rioja), Gustavo Valdés (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy).

El sector energético, con Vaca Muerta a la cabeza, pero también las energías renovables, la minería del litio y los agroalimentos, son los tres sectores que hoy atraen la atención de los inversores de Estados Unidos hacia la Argentina, indicó el embajador Marc Stanley.

El 29 de septiembre habrá un “gran taller en Houston”, preció Argüello. Organizado por el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), el objetivo es seducir inversores de ese país, mostrando el crecimiento de Vaca Muerta, una formación que hoy ya representa el 50% de la producción de gas de la Argentina y el 40% de la de petróleo y con potencial exportador.

[El embajador de EEUU visitó Vaca Muerta en un guiño de cara a la Expo AOG]

Pero no es solamente eso. El propio Argüello aseguró: “Necesitamos la capacidad de inversión de Estados Unidos” para avanzar en ‘licuefaccionar’ el gas natural de Vaca Muerta para poder exportarlo”.

Nuevo escenario

Según el razonamiento de la Embajada argentina en Washington la guerra en Ucrania va a generar una demanda energética adicional en la que Argentina podría jugar un papel importante.

“En 2021 Estados Unidos exportó 22.000 millones m3 de GNL a Europa, este año va exportarle 37.000 millones m3, pero la demanda que va a generar el cierre del mercado ruso, es mayor”, por lo que se abre una oportunidad para la Argentina, pero se requieren inversiones para la licuefacción del gas natural.

Además, el conflicto bélico produjo un cambio en el paradigma vigente en el comercio exterior que, en parte, ya venía mostrando señales de nuevas urgencias tras la pandemia de Covid-19.

[Cuáles fueron los anuncios de Massa para “relanzar” Vaca Muerta]

“Hasta la guerra (entre Rusia y Ucrania) la principal demanda a la industria era el Just in time (entrega justo a tiempo) pero después de la guerra es la seguridad y el Just in case (por las dudas), privilegiando el comercio con los mercados más cercanos y seguros”, destacó Argüello.

De allí viene toda la política de reshoring o backshoring, una vuelta atrás en la política de deslocalización de procesos, o también el nearshoring, o tercerización de procesos productivos en empresas cercanas a la matriz. “Y estamos cerca de Estados Unidos”, precisó Argüello.

En este nuevo juego, el sector energético argentino podría ser un protagonista inesperado, de acuerdo a los escenarios planteados por la Embajada argentina en Washington. “El gran desafío que tenemos es financiamiento pero, además, necesitamos reglas claras y previsibles”, remató Argüello.