Inicio Electricidad Cómo es el plan low cost para ampliar la capacidad de transporte...

Cómo es el plan low cost para ampliar la capacidad de transporte de las renovables

La Cámara Argentina de Energías Renovables realizó un informe que asegura que, con sólo USD 63 millones invertidos en obras menores, se podría adicionar 1400 MW de transmisión eléctrica para renovables.

La Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) apeló al pragmatismo. Frente a la necesidad urgente de solucionar la saturación de las redes de transmisión eléctrica para poder incorporar más parques eólicos y solares, y la restricción presupuestaria del Gobierno para financiar esas obras, diseñó un plan low cost que allana el camino en el corto plazo.

Con una inversión muy pequeña de apenas 63 millones de dólares en obras menores e intermedias, descubrieron que se podría adicionar capacidad de transporte eléctrico por 1.400 MW. Una diferencia sustancial respecto a los 1.673 millones que necesita el plan de inversiones a largo plazo en obras grandes de líneas de 500 kv que, de todos modos, no se podrá postergar muchos años más.

Lo concreto es que comprobaron que se puede salir rápidamente y con muy poco dinero de este escenario de saturación que impide continuar con el crecimiento de las energías renovables y dificulta las metas de la ley 27.191 que obliga a llegar a una cobertura verde del 20% para 2025.

[Habría que invertir USD 3.000 millones en redes de transmisión para solucionar el cuello de botella de las renovables]

La obra más importante sería la “repotenciación de Capacitores serie KO2L y K4OL LEAT 500 kV para el tramo Olavarría – Abasto”, en el centro de la Provincia de Buenos Aires. Con una inversión de poco más de 12 millones de dólares, se lograría una instalación de generación eólica extra por hasta 630 MW, casi la mitad de todo lo estipulado en el plan.

El distrito gobernado por Axel Kicillof también podría ejecutar otras dos refacciones menores a los 10 millones de dólares que sumarían otros 335 MW para energía eólica. Por un lado, el reemplazo de las barras de la Estación Transformadora de Miramar para liberar los cuellos de botella de toda la costa atlántica y, por el otro, agregar un tercer transformador en la Estación Transformadora de Bahía Blanca, una de las zonas con mayor saturación de transporte de todo el país.

El NOA es la otra región que podría liberar capacidad de transporte en el corto plazo con un conjunto de pequeñas obras, levemente más caras que las del territorio bonaerense. Con unos 40 millones de dólares, se ganarían aproximadamente 400 MW para energía fotovoltaica.  

“La prioridad, antes que hacer las grandes líneas, es atacar acá. Porque es muy importante la capacidad de ampliación”, destacó Jorge Ayestarán, en representación de CADER, durante su exposición de este miércoles.

Cómo anticipó EOL en exclusiva, el Gobierno está negociando con China un crédito de USD 1.200 millones para resolver las limitaciones de todo el sistema de transporte eléctrico. Lógicamente, con semejante monto, se atacan obras de largo plazo de 500 kv que son, por lejos, las más caras.

El plan del Gobierno Nacional es consensuado en el marco del Consejo Federal de Inversiones y cada provincia debe elegir una obra de relevancia para su territorio de acuerdo a los siguientes criterios: que reduzca la generación eléctrica diesel, que aumente la capacidad para renovables o que mejore la eficiencia energética.

[El gobierno negocia un crédito por USD 1.200 millones para expandir las redes de alta tensión]

Desde CADER valoran el plan oficial, pero saben que llevará un buen tiempo llevarlo a cabo. Es por eso que piden concentrarse en estas obras menores en una primera etapa que, muchas veces, no respetan esa equivalencia entre provincias. Como se vio en los ejemplos mencionados, la mayoría están concentradas en pocos distritos como Buenos Aires, Catamarca o Salta.

“¿En 2022 podemos construir y tener certezas para nosotros como inversores y nuestros clientes de la evacuación de esa energía? Hoy lo veo muy difícil”, subrayó el CEO de Genneia, Bernardo Andrews.

En ese sentido, agregó que la inversión en redes para renovables permitiría sustituir importaciones de gas y combustibles líquidos, liberar capacidad de exportaciones de gas y petróleo para conseguir más divisas y atender las necesidades de diferentes industrias generadoras de dólares como la minería, que están pidiendo abastecerse de energía verde como condición para realizar sus proyectos de inversión.