Inicio Actualidad Biocombustibles: la oposición no logró quórum para prorrogar la ley actual

Biocombustibles: la oposición no logró quórum para prorrogar la ley actual

La ausencia de los legisladores patagónicos de Juntos por el Cambio impidió sesionar. Terreno cada vez más fértil para el avance del proyecto de Máximo Kirchner.

La sesión convocada por Juan Schiaretti y Juntos por el Cambio fracasó en su intento de que Diputados apruebe la prórroga a la Ley de Biocombustibles vigente que contaba con media sanción del Senado desde octubre pasado. Para sesionar debían llegar a los 129 diputados, lo que no lograron ya que la oposición llegó a reunir 108 legisladores y la sesión quedó caída.

Ante la inminente presentación en comisión del nuevo proyecto de producción y comercialización de biocombustibles, redactado por Máximo Kirchner, el gobernador cordobés y distintos referentes de la oposición buscaron que la normativa actual no pierda vigencia en mayo y le dé un respiro a un sector del biocombustible, que –al margen del caso de la industria de bioetanol a base de caña de azúcar en Tucumán– se verá perjudicada si el proyecto del oficialismo prospera.

Días atrás, se pudo conocer un borrador del proyecto del oficialismo que hizo que varios actores de la actividad pusieron el grito en el cielo a partir del retroceso que implicaría la puesta en marcha de este nuevo régimen para su actividad.

[ Martínez defendió el nuevo proyecto de biocombustibles en el Congreso ]

Nuevo texto que contempla la reducción en el corte de el bioetanol y el biodiésel en las naftas –con un mayor énfasis en el caso del segundo–, la garantía de un cupo de producción a las pymes y la imposibilidad de que nuevos productores puedan sumarse al sector, ya que la ley no permitiría el ingreso de plantas que no hayan estado registradas antes del 31 de diciembre del 2020.

Si bien existen distintos matices dentro del sector, una gran parte de ellos entiende que el proyecto deja ver con notoriedad la influencia de las petroleras en la discusión y que podría significar un golpe fatal para la industria en provincias como Córdoba o Santa Fe.

Hoy, a partir del impulso que se daría al bioetanol hecho a base de caña de azúcar, en contraste con el escenario que avizoran el maíz y la soja, la imagen que reunió a Alberto Fernández y Juan Manzur en Tucumán a principios de mes se hace más elocuente y evacúa las dudas que podían llegar a tener algunos actores tras esa conferencia.

[ ¿Cómo es el proyecto de biocombustibles que está por presentar Máximo Kirchner? ]

“De las 54 plantas, en Córdoba hay 19 de biocombustibles y 4 de bioetanol. ¿Qué pasó en estos 5 meses desde que el Senado aprobó esta ley por unanimidad? Es muy extraño porque la ley viene desde 2006, impulsada por Néstor Kirchner y el Senado es manejado por CFK”, señaló el legislador cordobés Mario Negri vía Twitter.

En diálogo con EOL, un referente del sector afirmó que el proyecto que presentará el oficialismo “es un mamarracho que hicieron entre gallos y medianoche” y que si prospera, “muchos van a ir a la quiebra”.

Y agrega que “el tema más grave es el del precio”, ya que, según entiende, el nuevo régimen le brindaría a la Secretaría de Energía, “un cheque en blanco con el que puede hacer cualquier cosa”. Sin vueltas en su diagnóstico de lo que ocurriría en ese escenario, advierte que “la secretaría tiene un cheque en blanco con esta ley, tendrían discrecionalidad en precios y para bajar cupos”.

El rol de las provincias

Ocurre que, entre los legisladores que no dieron quórum en la sesión fallida de hoy, están los diputados de la oposición pertenecientes a las provincias patagónicas. A sabiendas de que el avance de la industria hidrocarburífera redunda en un provecho para las arcas de las provincias de Neuquén, Chubut, Río Negro y Santa Cruz, esos legisladores no dieron el presente para avalar un proyecto que en definitiva le quitaría un margen a las petroleras y por ende a dichas provincias.

De cualquier modo, así como ocurrió hoy en detrimento del arco nacional de la oposición, ese mismo peso de las provincias en el voto de sus legisladores podría jugarle una mala pasada al oficialismo cuando tengan que defender o rechazar el proyecto de Máximo Kirchner. Así como la injerencia de la industria petrolera es clave en los legisladores patagónicos, también lo es la actividad aceitera en provincias como Córdoba y Santa Fe.

“Se vienen momentos muy difíciles. El oficialismo quiere dictaminar la semana que viene y los números son muy ajustados. Muchos diputados se les pueden caer. Hay que ver si los soldaditos de otras provincias como Tucumán les votan esto”, asegura este referente.