Inicio Internacionales Biden presiona a la OPEP para que aumente la producción y pare...

Biden presiona a la OPEP para que aumente la producción y pare la escalada inflacionaria

La Casa Blanca decidió tomar protagonismo en la puja por los volúmenes de crudo ante el fracaso de la cumbre de las potencias petroleras.
blank

Al mejor estilo Donald Trump, el presidente Joe Biden se metió de lleno en la interna de la OPEP y sacudió al mercado con un fuerte mensaje en pos de aumentar los volúmenes de crudo.

“Estados Unidos está siguiendo de cerca las negociaciones de la OPEP + y su impacto en la recuperación económica mundial de la pandemia de COVID-19. No somos parte de estas conversaciones, pero los funcionarios de la administración se han comprometido para impulsar una solución de compromiso que permita avanzar en los aumentos de producción propuestos”, destacó el comunicado de la Casa Blanca.

[La OPEP empieza a debatir la política energética de la pospandemia]

La intervención estadounidense emerge ante un nuevo fracaso en la cumbre de la OPEP, donde las potencias petroleras no lograron ponerse de acuerdo en un esquema de relajamiento de las actuales restricciones por la negativa de Emiratos Árabes Unidos.

Esto provocó un nuevo salto en el precio del barril que llegó así a los 77 dólares en el WTI, en una suba que ya acumula el 50% en lo que va del 2021 y toca el mayor valor de los últimos seis años. No obstante, el comunicado de Washington logró hacer retroceder estos números hasta los 75,8 dólares en el caso del Brent y a 74,7 en el WTI.

“La reunión de la OPEP se convirtió en una cuestión internacional. Biden necesita un aumento de producción porque el precio de petróleo está afectando la inflación y eso empeora las perspectivas de recuperación económica”, señaló a este medio el analista de mercados, Francisco Uriburu.

[La OPEP extiende los recortes por otro mes y el Brent se acerca a los 70 dólares]

Sucede que tras las expansivas políticas monetarias de la Reserva Federal para paliar la crisis del Covid, el índice inflacionario se convirtió en una gran preocupación de la sociedad norteamericana, que está observando aumentos que no se veían desde hace 13 años.

Como agravante, el precio del crudo incrementa la presión y golpea en la rentabilidad de las refinerías locales. “Los márgenes de ganancia de los refinadores se achicaron muchísimo, poniéndolos en una situación complicada desde el punto de vista financiero justo en un momento en que los bancos están revisando sus políticas de crédito al sector petrolero por la cuestión ambiental”, agregó Uriburu.