Inicio Electricidad Argentina se suma a un proyecto global de energía nuclear en salud

Argentina se suma a un proyecto global de energía nuclear en salud

Es una iniciativa del Organismo Internacional de Energía Atómica, que posiciona al país entre los líderes mundiales y abre la puerta a inversiones.

Desde hace más de siete décadas Argentina viene desarrollando la tecnología nuclear, aplicada a usos pacíficos, pero parece que finalmente al país le llegó su merecido reconocimiento.

El pasado 21 de octubre el canciller Santiago Cafiero y el titular del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, firmaron un Memorando de Entendimiento relativo a la Cooperación en la Implementación del programa “Rayos de esperanza – Tratamiento oncológico para todos”.

El documento, al que tuvo acceso Energía Online, establece las condiciones de la cooperación, el fortalecimiento de alianzas estratégicas para el impulso de la iniciativa del programa Rayos de Esperanza, a partir de la asistencia técnica y el asesoramiento de las instituciones especializadas del país en materia nuclear. 

Asimismo, busca establecer en el país un centro de referencia de la iniciativa Rayos de Esperanza, valiéndose de la experiencia desarrollada por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en medicina nuclear y radioterapia. El memorando establece una vigencia de tres años a partir de la rúbrica, un período que puede ser prorrogado con acuerdo de las partes.

Otro de los aspectos relevantes del acuerdo es “difundir e intercambiar información no clasificada” en este ámbito de cooperación, al tiempo que se pretende mejorar los recursos nacionales y regionales para la creación de capacidades en medicina radiológica. 

Energía y salud

Fuentes de la CNEA señalaron, ante la consulta de este medio, que el proyecto es “realmente muy importante” por el reconocimiento que significa de la trayectoria y el terreno recorrido por el país a lo largo de las últimas décadas en el campo del uso pacífico de la tecnología nuclear, pero también por lo que significa Rayos de Esperanza para el cumplimiento de la Agenda 2030 y del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, en el capítulo Salud y bienestar, con el fin de reducir la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles.

Rayos de Esperanza promueve la atención del cáncer en todos los países, al mejorar la disponibilidad de servicios de radioterapia, imágenes médicas y medicina nuclear. Desde su lanzamiento en febrero pasado, ya son más de 20 países los que solicitaron asistencia a través de la iniciativa. 

En las grandes ligas

Por otra parte, abre la puerta a que Argentina sea receptor de fondos e inversiones para proyectos de medicina nuclear, en el marco de una plataforma de cooperación global en la que el país “pasa a ser un país donante de infraestructura y conocimiento” en materia de tecnología nuclear, revelaron desde la CNEA.

Entre los considerandos, el documento reconoce “las capacidades argentinas por conducto de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y las instituciones conexas en el marco del Plan Nacional de Medicina Nuclear, que han consolidado sinergias entre las actividades de investigación, desarrollo e innovación, la producción de aportaciones estratégicas, la creación de infraestructura con tecnología de última generación y su modelo de accesibilidad a servicios de alta complejidad, entre otras cosas”.

También valora el objetivo de la iniciativa del OIEA Rayos de Esperanza de prestar apoyo a los Estados Miembros para que “establezcan o amplíen sus capacidades de medicina radiológica, incluidas la imagenología médica, la medicina nuclear y la radioterapia”. Todo esto busca poder mejorar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer mediante la medicina radiológica. 

En el marco de la visita de Rafael Grossi al país, también se firmó un segundo acuerdo (NUTEC Plastics) con la Cancillería, en este caso relativo a la lucha contra la contaminación de plásticos en la Antártida. 

NUTEC Plastics (Nuclear Technology for Controlling Plastic Pollution), un programa de la OIEA que promueve el uso de tecnología de radiación y monitoreo marino, utilizando técnicas de rastreo isotópico, y que se enfocará en el continente blanco.