Inicio Actualidad “Argentina está en condiciones de crear una versión productiva del CAREM para...

“Argentina está en condiciones de crear una versión productiva del CAREM para exportar”

En una entrevista con EOL, Guillermo Benito, uno de los referentes del INVAP, nos cuenta las principales iniciativas energéticas del gran centro tecnológico rionegrino y los planes respecto al hidrógeno, las renovables y la energía nuclear.
blank

De los 45 años que cumplió el INVAP hace exactamente una semana, el Ingeniero Guillermo Benito solamente se perdió los diez primeros. A lo largo de sus tres décadas y media de trayectoria dentro de la empresa, fue jefe del proyecto SAOCOM, tuvo a su cargo la Gerencia de Negocios Espaciales y la Gerencia de Integración de Gestión, y en la actualidad trabaja en coordinación de recursos desde la Gerencia General.

En el marco de los festejos del aniversario, este referente del principal centro tecnológico del país dialogó con EOL y nos contó qué proyectos locales e internacionales están llevando adelante en relación a la energía.

¿Cuál es el gran proyecto que INVAP lleva adelante en la actualidad?

Hoy contamos con cuatro áreas de negocios y varios proyectos que se desprenden de las mismas, tal vez el más importante por su magnitud y su relevancia internacional sea la exportación del reactor Pallas a Holanda, pero también estamos desarrollando el satélite geoestacionario ARSAT SG1 para la empresa ARSAT, y en simultáneo estamos construyendo tres centros de medicina nuclear para Bolivia, además de la construcción del RA10, reactor de investigación y producción de radioisótopos para Argentina. Además, llevamos adelante un plan nacional de radarización que integra varios proyectos de valor para INVAP.

[Paneles solares espaciales, tecnología made in Argentina con proyección global]

¿Qué plazos demoran estos proyectos?

Ninguno de los proyectos mencionados demora menos de 3 o 4 años. En el caso del reactor para Holanda el tiempo se puede extender alrededor de 8 años o más. Por eso es importante que los planes de desarrollo tecnológico en el país se consideren como una política de estado y cuenten con continuidad a lo largo del tiempo, una de las claves para el éxito de estos programas de desarrollo nacional.

¿Qué investigaciones están realizando en torno a la energía nuclear?

Desde sus inicios, INVAP participa activamente en el área nuclear. Su especialidad son los reactores de investigación y producción de radioisótopos, pero estamos participando del proyecto CAREM, un reactor para producción de energía modular de baja potencia, de alrededor de 200 megavatios, con varias características innovadoras en su diseño y que podría ser producido con una alta participación de la industria nacional.

Después de la experiencia de CAREM, ¿estamos en condiciones de exportar reactores pequeños?

El CAREM (Central Argentina de Elementos Modulares) que se está construyendo hoy es una demostración tecnológica, pero la Argentina está en condiciones de crear una versión productiva de este reactor chico y modular para generación de energía, tanto para el mercado nacional como para exportar.

blank

¿Qué proyectos están desarrollando en relación al hidrógeno?

Estamos participando de varias mesas donde se discute el futuro de este vector energético en el país para colaborar en la medida en que se consoliden proyectos en esta área. En Río Negro hay un impulso importante para motivar el desarrollo de las tecnologías del hidrógeno verde y si bien aún no hay proyectos concretos, sí existen iniciativas en las que estamos involucrados y estudiando cómo podemos participar, siempre pensando en aportar valor a través del desarrollo de tecnología nacional para el crecimiento del país. Como complemento al hidrógeno aparecen las fuentes renovables de energía, por ejemplo la solar y la eólica, a partir de las cuales se genera el hidrógeno “verde” y que deben ser consideradas como parte del ciclo del hidrógeno. INVAP tiene algunas iniciativas en este campo.

¿Están estudiando la cadena del litio para poder colaborar con la fabricación de baterías a nivel local?

En la actualidad no tenemos proyectos en desarrollo en la cadena del litio, pero estamos explorando algunas oportunidades de participación en el tema.

[El proyecto de YPF para manejar la tecnología de toda la cadena del litio]

¿Qué aportes puede hacer el INVAP respecto al desarrollo de la industria de renovables con la fabricación de tecnología nacional?

Nosotros somos una empresa de desarrollo de tecnología y nuestro propósito es generar fuentes de trabajo en el país a partir del desarrollo tecnológico, como una alternativa para diversificar la matriz productiva de Argentina. Nacimos en la tecnología nuclear, pero las áreas se fueron ampliando a satelital, defensa y medicina; entre otras. Esta es una característica propia del desarrollo de la tecnología, que aplica conocimientos para obtener un determinado bien o servicio, y en el camino de dicha aplicación, aparece una serie de spin-off aplicable a otras tecnologías. Por citar un ejemplo mínimo, existen muchas similitudes entre el cálculo sísmico de un reactor nuclear y el cálculo estructural de un satélite para soportar las cargas del lanzamiento. Además, la gestión de proyectos tecnológicos, la gestión de riesgos, la gestión de requerimientos y el desarrollo de sistemas complejos son aplicables a cualquier tipo de proyecto tecnológico. En INVAP tenemos un camino recorrido en desarrollo de tecnología y es un valor agregado que allana el acceso a otras tecnologías como podrían ser en el campo de las energías renovables.

¿En qué otras iniciativas están avanzando?

En el área de energía eólica, en sociedad con la empresa rionegrina Transcomahue S.A. creamos la empresa Eólica Rionegrina S.A. dedicada al desarrollo de proyectos de generación de energía eólica. Uno de sus principales proyectos es el desarrollo del potencial eólico del cerro Policía en la provincia. En el área de energía solar, hicimos la ingeniería conceptual y factibilidad de una planta hibrida termosolar y fotovoltaica junto con la empresa estatal jujeña JEM SE para la provincia de Jujuy y hoy se está buscando financiación para desarrollar el proyecto. En sociedad con la empresa SIMA S.A. de Neuquén, tenemos la empresa INVAP Ingeniería S.A. que presta servicios al área de petróleo y gas y tiene algunos proyectos de desarrollo e ingeniería relacionados con mejoras a equipos de esta industria.

¿Podrían contarnos de qué se trata la misión SAOCOM y cómo podrá emplearse en la industria de la energía?

La misión SAOCOM es un satélite de observación de la tierra que tiene una tecnología muy particular a través de un radar de apertura sintética que permite sacar imágenes distintas a las ópticas y particulares a partir del uso de una longitud de onda o frecuencia poco común en este tipo de servicio en el mundo. Además de SAOCOM, existe solo un satélite japonés que funciona en la misma frecuencia, pero con prestaciones distintas.

[La trama detrás de las negociaciones con China por las centrales nucleares]

El SAOCOM aporta una visión particular, es un desarrollo tecnológico importante para el país que nos coloca a la vanguardia en este tipo de servicio y tecnología. La utilidad de las imágenes radar es muy diversa. Actualmente, el propósito o misión principal de SAOCOM es el mapa de humedad de suelo de la Pampa Húmeda y su aporte hacia el agro y la gestión de emergencias (inundaciones, incendios, terremotos, etcétera). En el estudio de cuencas y la prevención de inundaciones, esas mismas imágenes o datos pueden servir para estudiar la dinámica de represas o ver el potencial de nieve en las montañas para estimar la dinámica hídrica de las presas en determinados lugares. Este radar también permite observar pérdidas de petróleo en oleoductos. Cuenta con la capacidad de medir variaciones de alturas del terreno muy leves -del orden del centímetro- que permite evaluar la subsidencia o el levantamiento del terreno que pueden darse a partir de la explotación petrolera, y se podrían citar más ejemplos de este tipo.

¿Qué tipo de información generan los especialistas de INVAP en materia energética?

INVAP encara proyectos tecnológicos para clientes específicos que luego son los propietarios y por ende, encargados de operar y brindar los servicios derivados de estos desarrollos. Así, por ejemplo, la información generada por SAOCOM es gestionada por CONAE o el servicio de comunicaciones satelitales es brindado por ARSAT.  En la actualidad INVAP no brinda servicios continuos que generen información para el sector de la energía.

¿Qué otros desarrollos tienen en carpeta con CNEA?

INVAP nace hace 45 años en el Centro Atómico Bariloche dentro de la Comisión Nacional de Energía Atómica y si bien es propiedad de la Provincia de Río Negro, la Comisión tiene participación en las decisiones de alto nivel en el directorio de INVAP, con lo cual tenemos larga historia de proyectos en común. Es uno de nuestros principales clientes. El proyecto más importante hoy creo que es el RA10 que mencionaba antes, la construcción de un reactor de investigación y producción de radioisótopos que se lleva a cabo en Ezeiza y que está en etapa avanzada de fabricación y montaje. También está el proyecto CAREM que mencionamos anteriormente, donde somos subcontratistas bajo la dirección de la Comisión.

[Confirman que la cuarta central nuclear empezaría a construirse a mitad del 2022]

Además, avanzamos con un programa de la Comisión para la medicina nuclear que tiene que ver con la construcción de centros médicos en Argentina. Ya hay 6 centros médicos que están operando en el país. En Buenos Aires se está construyendo un centro de protonterapia que será único en Latinoamérica. Esta experiencia de desarrollo nacional impulsada por la CNEA nos habilitó a exportar los centros médicos al mercado internacional, en este caso a Bolivia, de la misma manera que hace 40 años la construcción del RA6 para CNEA nos permitió desarrollarnos en el mercado internacional como proveedores de reactores de investigación.

¿En qué aspectos pueden aportar para el mejoramiento y la optimización de cualquier tipo de energía?

Todos los desarrollos energéticos que acompañan este nuevo paradigma que se genera a partir de la necesidad de reducir las emisiones de dióxido de carbono y la aparición del litio y el hidrógeno como vectores energéticos, nacen a partir de la habilitación de determinadas tecnologías. A diferencia de los hidrocarburos, donde la impronta estratégica está en el dominio del recurso, las fuentes de energías renovables (principalmente el sol y el viento) están distribuidas en todo el mundo, con mayor o menor relevancia, y el aprovechamiento de estas fuentes de energía va a estar dado por el dominio de las tecnologías que permitan su captación, distribución y uso.

Constantemente se abren oportunidades a partir de un mundo efervescente en el desarrollo de tecnologías nuevas para la generación, uso y transporte de energía limpia. En este sentido, como país deberíamos aprovechar esta oportunidad con políticas integrales y sostenidas en el tiempo que nos permitan generar valor nacional basado en estas tecnologías y desde INVAP siempre estamos dispuestos a colaborar en estos desafíos.