Inicio Gas Acuerdo con Bolivia: en 2021 entregarán menos gas, pero será más barato

Acuerdo con Bolivia: en 2021 entregarán menos gas, pero será más barato

Se firmó una quinta adenda que respeta el esquema de entregas adicionales en invierno. Fue una primicia de EOL.
Darío Martínez

Tal como anticipó EOL, el acuerdo con Bolivia llegó antes de fin de año. A horas del vencimiento de la cuarta adenda del contrato de gas, las autoridades de IEASA e YPFB sellaron sus firmas en un documento que estipula una menor entrega de gas, pero a un precio más económico.

En concreto, la principal diferencia se verá en el período invernal entre mayo y septiembre donde se recibirán unos 14 millones de metros cúbicos diarios, 4 millones menos que lo pautado para los últimos dos años y 6 millones menos respecto al pico que fue realmente despachado.

[Las negociaciones con Bolivia están avanzadas y es inminente el anuncio de una nueva adenda]

Ya para la temporada estival, entre enero y abril habrá un despacho de 10 millones de m3/d, mientras que de octubre a diciembre la cifra se ubicará en el rango de 8 a 10 m3/d, apenas por debajo de lo firmado por el ex secretario Lopetegui a inicios del 2019.

“Lamentablemente el pronunciado declino de la producción boliviana de Gas, hace que YPFB haya tenido que disminuir de manera sensible su compromiso de inyección para el invierno”, destacó el actual secretario Darío Martínez, quien de todos modos celebró “haber llegado a un acuerdo en tiempo récord con el nuevo gobierno de la hermana República Boliviana”.

El actual documento tiene vigencia por un año a modo de parche, pero se estableció que durante el primer semestre del 2021 se firmará un nuevo acuerdo que tendrá vigencia desde el 1 de enero del 2022 hasta el 31 de diciembre del 2026

Como había adelantado este medio, el menor compromiso de envíos fue compensado por una mejora en los precios de hasta un 30%. En promedio, la adenda anterior fijaba valores en torno a los 6,4 dólares el millón de BTU, cuando esta quinta adenda los reduce a USD 4,7 y USD 5,1, de acuerdo a la temporada según calculan en el gobierno.

Si bien el acuerdo incluyó un apartado que le da prioridad a la Argentina ante mayores volúmenes que surjan de nuevos procesos exploratorios y productivos en el país vecino, es difícil que se revierta el declino boliviano.

[El triunfo del candidato de Evo allana el camino para renegociar el contrato de gas con Bolivia]

Es por eso que Darío Martínez deberá decidir rápidamente si apuesta a un nuevo proceso licitatorio para cubrir la demanda invernal con producción local -que lógicamente deberá incluir mayores precios que el Plan Gas- o si empieza a diagramar el regreso del buque regasificador de Bahía Blanca.

Ya con esa decisión tomada y tras conocer la respuesta de las petroleras locales, se deberá entablar una nueva negociación con Bolivia antes del 30 de junio por una sexta adenda. Sucede que el actual documento tiene vigencia por un año a modo de parche, pero se estableció que durante el primer semestre del 2021 se firmará un nuevo acuerdo que tendrá vigencia desde el 1 de enero del 2022 hasta el 31 de diciembre del 2026, fecha en la que finaliza el acuerdo original firmado en 2006.