Inicio Renovables ¿A cuánto debería bajar el costo del hidrógeno argentino para ser competitivo...

¿A cuánto debería bajar el costo del hidrógeno argentino para ser competitivo a escala global?

Como parte de una jornada organizada por la CADER, distintos referentes reflexionaron acerca del potencial del país en la materia y el camino para convertirse en un gran exportador.

La Cámara Argentina de Energías Renovables realizó un encuentro virtual y abierto en el que distintos referentes del sector del hidrógeno abordaron la realidad que enfrenta la Argentina, en un escenario con indicios de competitividad, pero que necesitan de costos más bajos para poder tener un perfil exportador de cara al futuro.

Alejandro Montaña, de la empresa productora Hychico, dijo que en Argentina existe una oportunidad importante para poder exportar y ésta debe ser aprovechada, sin embargo se presentan varios desafíos al beneficios de contar con un recurso preciado en la Patagonia para la producción de un hidrógeno con origen en renovables: “así como el país tiene la fortaleza de contar con elevados factores de capacidad en la Patagonia, también tiene que asumir costos de transporte importantes, que pueden llegar a duplicar el precio del transporte generado”.

En este contexto, señaló que “para alcanzar estos valores, tenemos que hablar de proyectos de escala superiores, acceso a financiamiento competitivo, lo que hoy sería inviable de alcanzar con las opciones que tenemos hoy, además de promociones y beneficios fiscales”. Según él, para que se consolide un mercado internacional, el precio del hidrógeno tiene que estar “por debajo de los valores que estamos viendo hoy. Se habla de que el precio del hidrógeno tiene que alcanzar valores de costo nivelado que estén entre los 2 y 3 dólares por kilo, o incluso menos”.

[ “El hidrógeno tiene que ser una política de Estado como lo fue la energía atómica” ]

Por otra parte, el Dr. Juan Carlos Bolich, presidente de la Asociación Argentina de Hidrógeno y pionero en la materia a nivel nacional y regional, señaló que difícilmente pueda darse un mapa internacional en el que precio del hidrógeno ronde esas cifras antes del 2030.  

“Se va a necesitar más tiempo. Una propuesta que se ha hecho y que bien ha implementado Hychico es la mezcla de gases. Entonces, por un lado se potencia el gas natural, del cual Argentina tiene enormes reservas como las de Vaca Muerta. Y con el agregado del hidrógeno verde proveniente de renovables se permite disminuir, en alguna medida, las emisiones de dióxido de carbono, y también prácticamente eliminar las emisiones de óxidos de nitrógeno de los equipos de combustión”. El beneficio, entiende Bolcich, pasaría no sólo por lograr un menor impacto ambiental sino una mayor generación de fuentes de trabajo.

En este sentido, remarcó que “los proyectos de exportación son de por lo menos 1000 MW con inversiones de la escala de miles de millones de dólares. En cambio, proyectos locales y para mezcla de gases pueden ir de la decena de MW hasta los 100 MW, que es lo usual de los parques eólicos y solares que tenemos acá y dentro de los que pueden admitir las líneas eléctricas”. Por esta razón, considera que “ineludiblemente hay que pensar en un mercado nacional que se desarrolle y que además permita el afianzamiento y desarrollo de empresas y personal especializado”.

El desafío de la competitividad

La materia de costos es una de las problemáticas que atraviesa con mayor injerencia al desarrollo productivo del hidrógeno en Argentina. En vínculo con esto, Montaña aseguró que existe la necesidad de “evaluar qué herramientas podemos incorporar para mejorar aún más esa competitividad. Hoy, aproximadamente, el costo del hidrógeno es un 50% por el costo de la energía renovable. Por lo cual la cuestión pasa por cómo hacer para que el costo de la energía renovable esté entre los 20 y los 30 dólares el MWh. Hoy en día, la más competitiva está en alrededor de 40 dólares, que es la eólica generada en la Patagonia”.

[ Hidrógeno: el combustible del futuro que puede impulsar a las renovables ]

Por otro lado, Patrick Maio ,CEO de HINICIO, consultora de energía y transporte sustentable, señaló que la estrategia exportadora va a llevar mucho tiempo y por lo tanto, durante ese lapso se debería desarrollar el mercado interno en el cual “no hace falta que se llegue a 2 dólares el kilo; a 5 o 7 dólares puede ser competitivo”. Explicó que un vehículo lleva 5 kilos de hidrógeno y permite recorrer 700 km, por lo que sería un tanque 35 dólares. Es muy competitivo si observamos lo que cuesta llenar un tanque de nafta hoy en Buenos Aires”.

En ese sentido, subrayó que “antes de pretender correr hay que saber caminar. La gran exportación va a venir. Pero va a tardar 10 o 20 años. Hoy ya hay que empezar a pensar mercados para el corto plazo. El hidrógeno no es un commodity global, es un producto que va a ir creciendo poco a poco”.

El marco regulatorio

A su vez, el diputado nacional radical por la provincia de Chubut, Gustavo Menna, se refirió al aspecto político en el que se pretender impulsar este tipo de proyecto y dijo que “es necesario un marco regulatorio, porque marca un compromiso. Veamos lo que pasó en la experiencia con renovables. Una ley aprobada en 2015 bajo un gobierno de un signo y llevada adelante y cumplida en el gobierno siguiente de otro signo político que permitió llegar a la meta del 8%”.

De la misma manera se debería trabajar en torno al hidrógeno, agregó. Para eso, “es necesario darle escala al mercado doméstico y un compromiso exportador. Tenemos todas las condiciones, por lo que nosotros creemos que debe liderarse esto, tal vez, desde el Ministerio de Producción, pero integrando a todos los sectores. Es por eso que la ley reclama un plan nacional”.

Además, remarcó que Darío Martínez, otrora presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de diputado, el año pasado brindó su apoyo a los proyectos legislativos que buscan impulsar la producción del hidrógeno como vector energético.

Seguido a eso, subrayó que desde la oposición “vimos con mucha expectativa el anuncio del Presidente, el 1 de marzo, cuando habló de un Plan Nacional de Movilidad Sustentable. Bueno, esperamos concreciones. Así como también vimos con cierto desaliento cómo la Subsecretaría de Energías Renovables ha sido degrada en su posicionamiento jerárquico dentro de los ministerios y hoy es apenas una Dirección”.